Señor y Virgen del Milagro: Diferencias en la Iglesia por la visita de Macri y una mirada entrelíneas

El país se hizo eco de la visita presidencial a la fiesta de los patrones católicos de la provincia. La foto de Videla rezando que circuló. Los pormenores de la festividad: trabajo infantil, policías “obligados” a asistir, legisladores peregrinos que suspendieron actividad y ventas estancadas.

Por Emiliano Frascaroli

Las posturas de los feligreses respecto al gobierno de Mauricio Macri no es una sola y la curia de la Iglesia Católica salteña sentó diferencias este fin de semana en plena fiesta por el Señor y la Virgen del Milagro.

“Mauricio, has hablado de pobreza, llévate el rostro de los pobres, que son argentinos, dignos, respetuosos y merecen que nos pongamos de rodillas delante de ellos”, le enrostró el arzobispo Mario Cargnello a su invitado, nada más y nada menos que el Jefe de Estado.

Cargnello invitó a Macri a participar de la popular celebración de los patronos provinciales luego de que Juliana Awada, esposa del Presidente, visitara la Virgen del Cerro junto a su hija Antonia y la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley.

La invitación generó una dura respuesta por parte del sacerdote Raúl Méndez quien comunicó su “oposición a tan inoportuna visita” y señaló que “su presencia será una provocación que provocará la lógica reacción”.

“No tiene sentido venir a empañar la fiesta de los salteños”, dijo Méndez al achacar la creciente pobreza a raíz de los descalabros económicos provocados por su administración. “Que se ocupe de resolver los graves problemas en que embarcó al país”, espetó en un comunicado el militante religioso cuya repercusión alcanzó a la prensa de todo el país.

La llegada y la imagen

Macri fue recibido por un puñado de adeptos políticos que le gritaron “Sí se puede” mientras arribaba a la Catedral. Pasó la misa y se realizó la procesión con muchísimas personas que partieron desde diferentes lugares de la provincia y el país.

En primera fila estaban además del Presidente de la Nación y la Primera Dama, el gobernador y candidato a vicepresidente Juan Manuel Urtubey y su esposa Isabel Macedo; el vicegobernador y precandidato a gobernador Miguel Ángel Isa; y el intendente y precandidato a la gobernación Gustavo Sáenz.

Aprovechando la llegada de miles de ciudadanos, votantes al fin, Sáenz empapeló la Ciudad con carteles que dieron la bienvenida a los peregrinos y desplegó una campaña por medios invocando al Milagro Salteño.

También aparecieron otros carteles en los que figuraban el Intendente y el Presidente abrazados con la leyenda “Sí se puede”, pero el jefe comunal señaló que nada tenía que ver y le endilgó a la oposición la colocación de tales afiches. Es que, bien se sabe, Sáenz intenta zafar del hundimiento macrista y por tal motivo motorizó la eliminación o el tapado de estas imágenes.

Por otro lado, la imagen de Macri arrodillado rezando rápidamente hizo recordar la presencia del dictador Jorge Rafael Videla, quien también participó de la celebración católica en épocas de Terrorismo de Estado, algo que fue recordado por el cura Jorge Crespo.

La composición de la marcha puede mostrar la composición política de la celebración: los más próximos a las imágenes son los miembros de la Iglesia, le siguen autoridades políticas, las fuerzas armadas y de seguridad, y luego los ciudadanos de a pie.

Milagro entrelíneas

Los vendedores en torno a la celebración del Señor y la Virgen del Milagro crecieron al igual que la pobreza y coincidieron ante la consulta del programa radial de este medio (emitido en FM Noticias 88.1) en que las ventas venían mal.

La Municipalidad de la Cíudad prohibió la venta de choripanes. Para acceder a un puesto se debía abonar más de 2 mil doscientos pesos.

Alrededor de la Plaza 9 de Julio hubo más chicos vendiendo rosarios o mendigando con estampitas en las manos, lo que se llama trabajo infantil y que tiene que ver con la supresión de los derechos de las niñas y niños estampados en tratados internacionales de los cuales Argentina forma parte.

Niños trabajando en la novena – Foto: Pablo Yapura para El Tribuno

Esto último fue reconocido por el propio gobierno provincial, lo cual pone rostro a los indicadores de pobreza que mide el Indec y que colocan a Salta en el podio de las más desfavorecidas: un 37,7% al finalizar 2018. Las cifras van en crecimiento y la realidad lo demuestra.

Los miembros de la Policía de la Provincia habrían sido obligados a participar de las fiestas prestando servicios sin igualar horas de trabajo. Sí por decisión propia, vecinos recibieron a peregrinos en distintos puntos de la ciudad.

La Cámara de Diputados y el Concejo Deliberante postergaron la actividad legislativa porque muchos de sus miembros, o trabajadores de dichas esferas, participan activamente de la festividad.

El diputado nacional Martín Grande fue el único salteño que faltó a la sesión especial de la semana pasada en la cual se discutió la ley de Emergencia Alimentaria. Estaba peregrinando.

En las redes sociales se discute el impacto de la visita de peregrinos: que ensuciaron mucho, que no cuidan el medioambiente, que tiran todo ahí nomás.

Los perros perdidos se colaron en la agenda oficial de la Subsecretaría de Bienestar Animal que junto a animalistas y protectores coordinaron un operativo de control e identificación de animales.

Más allá de conjeturas respecto a la peregrinación o la mera participación de fieles en las fiestas, de los movimientos oportunistas de ciertas figuras de la política local y nacional, de los posicionamientos de la Iglesia Católica respecto a Macri, de la influencia en las instituciones estatales y de lo que tiene que ver con la comercialización, la celebración del Señor y la Virgen del Milagro dejó mucho qué hablar: Dios ofició de interlocutor para canalizar la preocupación de miles de creyentes por la difícil situación económica-social-laboral en el mundo terrenal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *