Psicoterapia con niños y niñas: “Es necesario escuchar lo que dicen, hacen y sienten”

Germán Rittiner es psicólogo y trabaja n la niñez a través del arte y juegos de todo tipo. Está armando su consultorio y más adelante querría hacer talleres para padres y docentes vinculados a la temática. Cree que la educación es fundamental.

Por Emiliano Frascaroli

La psicoterapia es el trabajo conjunto entre un/a profesional de la psicología y un/a paciente que tiene por objetivo sanar a este último o más bien propender el desarrollo de sus potencialidades. Es decir, cualquier persona puede recurrir al tratamiento.

Psicólogo por vocación y aficionado a la carpintería, Germán Rittiner trabaja con niños y niñas desde hace varios años en Juegotecas barriales y otros espacios que le permitieron generar vínculos, enseñar y también aprender. Hace poco armó su consultorio (Córdoba 670) cuyo equipamiento es más que personalizado: con sus propias manos hace las mesitas, sillas y demás juegos. Dice que eligió trabajar con niñxs- usa el lenguaje inclusivo- porque se sintió conectado con su “Germán Niño” y proyecta que en un futuro pueda hacer talleres para padres y madres, docentes y adultos en general que estén vinculados a la temática de la niñez.

“Es necesario escuchar a lxs niñxs, no solo desde lo que dicen, sino también desde lo que hacen y lo que sienten”, comenta Rittiner en una entrevista atípica con por Facebook. Considera que “no hay que estructurar a un paciente en una teoría” sino que el conocimiento de la persona le permite mixturar distintas líneas de pensamiento que le puedan servir al paciente. “Lo indispensable y fundamental para trabajar con personas es el factor Humano, es la empatía y el amor”, explica a BUUFO.

Si bien en la carrera tuvo gran influencia en el psicoanálisis- dice- actualmente se está formando en la Psicoterapia Gestáltica en niños, niñas y adolescentes en la Fundación Gestalt Noa, lugar en el cual se forma desde la teoría y las vivencias y experiencias.

B- ¿Cuándo un niño o una niña debe- según tu consideración- acudir a Psicoterapia? ¿El hecho de que se lo haga, es siempre por una necesidad o más bien no existe algo que amerite “necesidad”?

G.R.- Uno de los aspectos que diferencia la terapia con niños y niñas y la terapia con adultos, es que en el caso de los niños ellos no llegan al consultorio por sus propios medios… es el papá, la mamá o algún adulto responsable de su crianza quien acude en primera instancia. Por lo tanto es una decisión muy personal el hecho de que los padres consideren que su hija o hijo debe hacer psicoterapia… son ellos los que viven el día a día con el niño y pueden conocerlo en toda su integridad, por lo tanto ante algún cambio de conducta o de emociones es un buen momento para preguntarse ¿Qué le estará pasando a mi hijo? ¿Cuáles serán sus necesidades en este momento?

Todos los seres humanos tenemos necesidades, físicas, psíquicas, afectivas, sociales, etc… y el único capaz de reconocerlas es la propia persona. En el caso de los niños, por distintas circunstancias y porque su ser está en pleno y permanente desarrollo, puede no identificar sus necesidades, (o al menos no ser consciente de las mismas) y es ahí donde el terapeuta debe trabajar como guía para que el propio niño pueda ir identificando sus necesidades de modo que pueda integrarlas a su ser.

B.- Entonces el rol del psicoterapeuta sería identificar las posibles razones de esos cambios de conductas que sus tutores manifiestan, ¿cómo lo haces? ¿Qué herramientas implementas?

G.R.- Por lo general las sesiones son una vez a la semana y duran 50 minutos. El tiempo del tratamiento a largo plazo va depender del paciente (hay que respetar sus tiempos).

Así es, identificar esas razones es el primer paso y el inicio del proceso terapéutico. Las herramientas más importantes que se utilizan para esto son el juego y las distintas actividades artísticas. Hay que tener en cuenta que muchas veces los niños no hablan o recién están empezando a hablar por la etapa evolutiva que están transitando, y el juego y las actividades artísticas les permite expresar sus pensamientos y emociones, como axial también son las mismas herramientas que se van a utilizar para que ellos puedan elaborar sus problemáticas.

Y después otra herramienta (que en realidad no la veo como herramienta) es el trabajo conjunto con los padres, ya que son ellos los que están constantemente con el niño o la niña, por eso en la primer entrevista les pido que haya compromiso por parte de ellos.

B.- ¿Cuántos niños son tus pacientes actualmente? ¿Hacia dónde apuntas con tu trabajo?

G.R.- Por ahora tengo dos pacientes…  pero hay que tener en cuenta que recién empecé a hacer la difusión del espacio, que está en el Centro Integral para la Familia (Córdoba 670). Ahí atiendo los martes y miércoles de mañana y tarde.

Creo que hay que ir paso a paso y lo primero fue poner el consultorio, lo cual fue un esfuerzo muy grande ya que lo tuve que equipar desde cero. Me gustaría apuntar mas adelante a lo que tenga que ver con educación y recreación, es decir, hacer talleres para padres, docentes y adultos en general, vinculados a la temática de la niñez.

B.- Te pido una reflexión respecto al rol estatal en la materia; es decir, cómo ves que se maneja (si es que se lo hace) y cómo se podría profundizar…

G.R.-Actualmente estamos transitando momentos históricos de gran contenido revolucionario y el Estado no puede hacer oídos sordos a lo que esta pasando en las calles y en la juventud. Acompañar este proceso por parte del Estado (entre muchas otras cosas) implica capacitar a la sociedad en general pero principalmente a los docentes que son quienes interactúan con los niños en el día a día.

El modelo de educación actual tiene más de 100 años con necesidades totalmente distintas a las de hoy. Hay que capacitar y educar para que el docente eduque para la libertad, para que los niños puedan conocer y reconocer sus emociones, para que puedan identificar qué les esta pasando, qué están sintiendo en determinado momento, que puedan tener voz y seguridad… y a partir de allí puedan construir sus vidas siendo fieles a ellos mismos. Si bien hay instituciones que trabajan estos aspectos, por lo general son instituciones privadas, la tarea pendiente esta en la educación pública y en formar educadores que no opriman a sus alumnos y que los dejen ser quienes son.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *