Por un país normal: contundente Paro Nacional contra Cambiemos

El paro de actividades es total y se extiende a lo largo y ancho del país. Qué reclama el pueblo en alzada y en qué momento se da la medida. La respuesta de un gobierno sin respuestas. Todas las alarmas económicas en un panorama político adverso. 

Por Emiliano Frascaroli

La medida de fuerza convocada por el Frente Sindical para el Modelo Nacional, la Corriente Federal y las dos CTA obtuvo la adhesión de movimientos sociales, agrupaciones estudiantiles, de derechos humanos y de la sociedad en general.

El reclamo, que comenzó a las cero horas de hoy, se siente desde Tierra del Fuego a Jujuy. “El paro va a ser de los más importantes de los últimos años, la gente está repodrida”, adelantaba el camionero Pablo Moyano.

Desde la Casa Rosada intentaron debilitar el paro dictando la conciliación obligatoria en distintos gremios a través de la Secretaría de Trabajo, especialmente en los de transporte y comunicación. Lo hacen en sintonía a las patronales complacientes y con amenazas de descuentos. Sin embargo, el movimiento obrero ratificó la huelga general previa al Día del Trabajador.

El pueblo en las calles es el resumen de un gobierno impopular que no cesa de aplicar políticas en contra de las mayorías. A casi cuatro años de gestión se pueden ver los resultados: sólo en 2018 se hundió a más de 600 mil niños y adolescentes a la pobreza; la moneda local se devaluó en torno al 150 por ciento respecto al dólar que llegó a cotizar 47 pesos; el poder de compra se licuó, además, con la fuerte inflación que acumuló más del 50 por ciento en marzo interanual; cierran pequeñas y medianas empresas todos los días; la deuda externa creció a niveles exorbitantes y la fuga de capitales es cada vez mayor y sin disimulos. Los datos indican que así se podría seguir detallando la destrucción del país.

Claro está que el análisis de la situación económica y social no podría cerrar sin la mirada hacia lo exclusivamente político: el Gobierno se ve acorralado, también, porque las encuestas no le favorecen. El temor de perder las elecciones crece al compás de la imagen de la principal opositora, Cristina Fernández de Kirchner, quien se posicionó 9 puntos por encima de Macri en una medición encargada por el propio Gobierno. Y lo hizo antes de lanzar su libro Sinceramente, que es furor en todo el país y foco del Partido Judicial que encabeza el juez federal Claudio Bonadio.

Asimismo, la incertidumbre de los mercados y el círculo rojo se siente cuando exigen un “Plan V” que relegue al Presidente y entrone a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal como la candidata a la continuidad del modelo oligárquico-neoliberal. Es que Heidi sería quien mejor imagen tiene dentro de las principales figuras del macrismo.

La ebullición social que no logra contener el gobierno de Mauricio Macri se ve a las claras cuando, por ejemplo, lanzan un programa (Precios Esenciales) que ni siquiera pudo arrancar y ya presentó serias dificultades de poder aplicarse. De hecho, el mentado congelamiento de precios llevó a que los productores aumenten los costos y, por tanto, que esto se traslade a las góndolas primero y a los índices de inflación después. Todo mal.

Otro manotazo de ahogado fue el “nuevo régimen” de la política monetaria del Banco Central que, habilitado por el Fondo Monetario Internacional, retomará la venta de dólares- tal como hizo “el Messi de las finanzas” Luis Caputo– que el organismo multilateral presta a cambio de beneplácitos en el plano nacional. En otras palabras: el Fondo financia la fuga de capitales de las grandes entidades financieras y Cambiemos aduce que esta medida lograría frenar la disparada del dólar y consecuentemente el alza en el índice del riesgo país.

Ante esta situación, en el marco del paro nacional en apogeo, el “desafío” que tiene el movimiento obrero “es buscar la herramienta idónea que realmente la represente, la contenga y finalmente la catapulte hacia la toma del poder”, considera el histórico militante Carlos Holmquist. “Hay que estar alertas, el plan del gobierno, de ser reelectos, es acelerar el ajuste. Vendrán por más”, alertó el referente del MOCEP, quien asegura que Cambiemos volverá a bucear en el pasado “buscando de qué manera justificar las dificultades actuales”.

El paro fue acatado por gran parte de los trabajadores tanto del sector público como del privado, de distintos rubros, aunque con falta de adhesión de quienes se encolumnan bajo conducciones “amigables” al gobierno como el triunviro cegetista o los estatales de UPCN. Por caso, la UTA convocó a un paro mañana ¡el Día del Trabajador!, que se reproduce en Salta en el transporte a corta, mediana y larga distancia.

En la Provincia la concentración del Paro General tuvo distintos puntos de partida para culminar finalmente en la Plaza 9 de Julio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *