Pascua: Francisco envió un mensaje contra las armas y pidió terminar conflictos

En su tradicional discurso el máximo pontífice sentó postura en contra de la industria armamentista y pidió cesar con los conflictos. Mencionó a Venezuela, Nicaragua, Libia y Siria exhortando el cese del conflicto a quienes promueven la dominación.

Como todos los años, la Iglesia Católica envía un mensaje “Urbi et Orbi” a todo el mundo por el domingo de Pascua. En su discurso de ayer, el papa Francisco se posicionó en contra del uso de las armas y pidió a líderes de todas las naciones encaminarse hacia el diálogo y la paz, nombrando a aquellos que atraviesan duras situaciones.

Si bien la industria armamentista es una de las más hostiles del mundo, Francisco pidió su fin “a la preocupante difusión de armas, especialmente en los países económicamente más avanzados”. Fue un claro mensaje a los países que lideran el podio en su producción, comercialización y uso, entre ellos Estados Unidos, Rusia, Alemania, Francia, Reino Unido y China.

Que las armas cesen de ensangrentar a Libia”, dijo el máximo pontífice haciendo referencia a la muerte de muchísimas personas y a la emigración de familias que se ven obligadas a abandonar su hogar. Y siguió: “Exhorto a las partes interesadas a elegir el diálogo antes que la dominación, evitando que se reabran las heridas de un decenio de conflictos y de inestabilidad política”.

Además, desde el balcón central de la catedral de San Pablo y con una plaza inundada de fieles de todo el mundo, Francisco se metió de lleno en los conflictos que atraviesan Venezuela y Nicaragua. Entonces, el líder mundial pidió a quienes tienen responsabilidades políticas “que se empeñen para poner fin a las injusticias sociales, los abusos y la violencia y puedan darse pasos concretos que permitan sanar las divisiones y ofrecer a la población la ayuda que necesita”.

Asimismo, Francisco invitó a las personas a que en estos tiempos difíciles “el Señor de la vida no nos encuentre fríos e indiferentes” al tiempo que arengó la construcción de “puentes y no de muros”.

Por último, el papa pidió que “la luz de la Pascua ilumine a todos los gobernantes y pueblos de Medio Oriente, comenzando por los israelíes y palestinos, y los empuje a aliviar tanto sufrimiento y a perseguir un futuro de paz y estabilidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *