Mercosur-Unión Europea, el acuerdo fantasma de Macri para repuntar la campaña

El supuesto sello del acuerdo entre los bloques geopolíticos fue nada más que una estrategia electoral y de supervivencia. Las repercusiones van desde la propia Europa al empresariado local.

Por Emiliano Frascaroli

“Presidente… lo felicito… en su presidencia se logró… 20 años de negociación… tenemos acuerdo Unión Europea-Mercosur”. Entre sollozos, con largos silencios, el Canciller Jorge Faurie le informaba a Mauricio Macri el supuesto acuerdo entre los bloques geopolíticos.

El audio se transformó en un vídeo de WhatsApp que hizo circular el propio Gobierno por las redes sociales inaugurando una nueva estocada de campaña.

También está: Los ganadores y perdedores del acuerdo Mercosur – Unión Europea

Al menos eso surge cuando se tiene en cuenta que más de treinta países que representan a unas 770 millones de personas-consumidores deben discutir si refrendan o no las negociaciones que se difundieron como “históricas” el viernes pasado desde Bruselas. Incluso más: se estima que el plazo para tratar la firma del acuerdo es de 2 años, con el recambio de Gobierno en Argentina.

No es cierto que haya un acuerdo entre los países que conforman el MERCOSUR y los que hacen la Unión Europea respecto a nuevas regulaciones referidas al comercio exterior. De hecho, este tratado de libre comercio ya despertó el malestar de varios países, como Francia e Irlanda, quienes manifestaron su rechazo o más bien sugirieron cambios estructurales para proteger sus economías.

El argentino Mario Metaza apuntó contra el “pseudo acuerdo” que celebró el oficialismo “queriendo hacerle creer a la gente que va a vivir mejor”. “¿Seguirán festejando emocionándose hasta las lágrimas los funcionarios macristas por esta farsa del acuerdo con la Unión Europea?”, se preguntó el parlamentario del bloque FpV-PJ en su cuenta de Twitter.

Francia no está lista a ratificar el acuerdo UE-Mercosur”. La portavoz del gobierno francés Sibeth Ndiaye señaló que buscan “garantías” de los países del Mercosur, especialmente de Brasil respecto a sus compromisos con el ecosistema. El presidente galo Emmanuel Macron buscará rever la letra chica de las negociaciones en medio del lobby de sectores agrícolas.

Asimismo lo hizo el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, quien anunció que estudiarán la propuesta y su país votará en contra del acuerdo “si tiene un impacto negativo” sobre la economía.

De igual forma respondieron empresarios argentinos que, luego de ser excluidos de opinión, ahora piden ver la letra chica. “No es una buena noticia para la industria nacional“, dijo el vicepresidente de la Unión Industrial Argentina, Guillermo Moretti, quien afirmó el lunes que tienen “varios interrogantes” sobre el pacto.

No obstante, las Pymes industriales- que son las que generan la mayor parte del trabajo en el sector privado- cuestionaron fuertemente el acuerdo que impulsó el gobierno. Jorge Luis Cavanna, presidente de la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas, dijo al diario Ámbito: “Las pymes del sector de CADIEEL en general están temerosas y preocupadas, porque no es la primera vez que un acuerdo de este tipo pasa por encima de la Ley de Compre Argentino y no es la primera vez que tenemos este tipo de acuerdos y después nos invaden los productos extranjeros”.

Finalmente, el futuro de las relaciones comerciales de los Veintiocho países que integran la Unión Europea y los cuatro del Mercosur quedará en manos de los parlamentos correspondientes que deben refrendar o no las negociaciones. Por el momento, sólo fue campaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *