“Macacha” Güemes: Mujeres en la Historia

Macacha tuvo un rol fundamental en la gesta de la independencia, sin embargo no fue suficiente para escribir bien su nombre en la calle de Puerto Madero (CABA) ni para que el gobierno de la provincia le dedicase más de 12 líneas, a pesar de reconocerla como la “Primera Mediadora de Salta”.

Por Naty Fernández

María Magdalena Dámasa Güemes de Tejada fue la sexta de 8 hermanos. Nació el 11 de diciembre de 1787 en una familia de hacenderos y funcionarios realistas.

La niña aprendió a leer a los cinco años, poco frecuente para la época, y su maestro fue su padre, algo también poco habitual. Se interesó por la música y estudió flauta y piano.

Al estallar la Revolución de Mayo, adhirió a la causa independentista, junto con su hermano quien se dedicó a la carrera militar desde los catorce años. Juntó con él, organizó un ejército de gauchos, quienes fueron conocidos como Los Infernales.

Su primera participación pública fue en defensa de su marido, quien como Capitán del Regimiento de Patricios, fue destinado como castigo a Famatina —en La Rioja—. Sus reclamos lograron el cese de la condena y el retorno a la ciudad de Salta

Güemes se enfrentó con el general José Rondeau, Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, debido a que éste lo declaró traidor, ya que se apropió de armamento en Jujuy para armar a su ejército luego de haber combatido bajo sus órdenes en la batalla de Puesto del Marqués en 1815. La popularidad tras la victoria de Güemes en aquella batalla llevó a su elección como gobernador de Salta, y Rondeau buscó intervenir militarmente por considerar que ello se trataba de una insubordinación. Macacha ofició de mediadora y tras entrevistarse con ambos, logró un pacto de no agresión, conocido como Pacto de los Cerrillos, que además establecía la continuidad del ejército de gauchos bajo la dirección de su hermano, el 22 de marzo de 1816.

Mientras su hermano combatía al mando de su ejército en la Guerra gaucha, condujo el gobierno provincial, encargándose de desarmar operaciones contra su gobierno, que despertaba desconfianza entre las familias de la élite salteña, pues no aceptaban un gobierno «gauchesco», y formaron el partido opositor Patria Nueva. En contraposición, junto con José Ignacio de Gorriti, formó el partido Patria Vieja, sostén del gobierno de Güemes hasta su fallecimiento.

Se encargó de de coordinar las acciones de espionaje llevadas adelante por mujeres como Celedonia Pacheco de Melo, Juana Torino, María Petrona Arias, Andrea Zenarruza de Uriondo y doña Toribia la Linda, acompañadas en aquellas misiones por ancianos y niños.

Fue encarcelada, junto con su madre y otros simpatizantes de su partido, por el gobernador José Antonio Fernández Cornejo —opositor a Güemes y sus gauchos—, pero debieron ser liberadas por una sublevación del ejército gaucho, dándose saqueos en la ciudad de Salta el 22 de septiembre de 1821 en el episodio conocido como Revolución de las Mujeres, que además desencadenó el derrocamiento de Fernández Cornejo y su reemplazo por Gorriti.

Fue reconocida principalmente por las clases menos favorecidas, que constituían en su mayoría el ejército gaucho de Güemes. Estos la apodaron «madre del pobrerío», por su simpatía hacia ellos.

Murió en su querida Salta el 7 de junio de 1866, a los 89 años.

Macacha Güemes fue reconocida como la “primera mediadora de Salta”, a través del decreto 308/16 firmado por el Gobernador Juan Manuel Urtubey.

A pesar de su rol imprescindible en la gesta de la independencia el www.portaldesalta.gov le dedica 12 renglones, en los cuales no menciona su actividad política, a no ser por el hecho de haber abierto su hogar para la confección de uniformes para el ejército.

Macacha fue una mujer que estuvo al servicio de su pueblo y por ello se encuentra fuertemente asentada en nuestra memoria colectiva a pesar de los intentos fallidos por desterrarla de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *