Los desafíos del movimiento obrero y un 1º de Mayo para reflexionar y organizarse

El Paro General invita al pueblo argentino a debatir no sólo sobre la situación actual sino también acerca de lo que se viene. Los mártires de Chicago como disparador para reflexionar y organizarse.

Por FLNS Salta*

“El frente único es en realidad un terrible peligro para los capitalistas, banqueros y especuladores, para los grandes propietarios y terratenientes, para todos los que quieren vivir como parásitos y enriquecerse con los frutos del trabajo de la enorme mayoría del pueblo”. (Dimitrov 1923).

Situación Nacional

Transcurrió un poco más de cuatro años de aquella Convención Radical realizada en Gualeguaychú donde se selló una triada reaccionaria y antipopular, entre la Unión Cívica Radical, la Coalición Cívica y el PRO, que luego todos conoceremos como Cambiemos.

El 10 de diciembre asumen Mauricio Macri y Gabriela Michetti a la Presidencia y Vicepresidencia de la Nación.  Son 1.200 días que nos separan de ese fatídico diciembre, donde la “Revolución de la Alegría” y el “si se puede”, más la colaboración de algunos personajes de la oposición, se convirtió rápidamente en una afrenta contra la clase trabajadora y el pueblo de a pie.

Cambiemos nos fue enterrando rápidamente en una economía neoliberal de mercado donde el ingreso por habitante cayó brutalmente; la pobreza y el espiral inflacionario creció de manera cruel e inhumana; dos millones de argentinos conforman un inmenso ejercito de desocupados; se acrecientan los cierres de fábricas y las suspensiones; el sector productivo de las Pymes ha sido destruido; el país acusa una deuda externa superior 187 mil millones de dólares y un aumento de más del 50% de los precios; la canasta familiar mínima ronda los 23.900 pesos; el dólar subió un poco más del 100%; y la expectativa para este año indica que no habrá cambios sino que por el contrario todo indica que los indicadores económicos van a empeorar.

Los que crean que pueden resolver estos serios problemas estructurales por sí solos se sobrestiman y por tanto se equivocan. Corren el riesgo de pasar a responsabilizar a los gobiernos de los últimos 50 años por el declive de Argentina ante esta nefasta administración neoliberal que, más pronto que tarde, terminará buceando nuevamente en el pasado buscando de qué manera justificar las dificultades de hoy.

El desafío que tiene la clase obrera argentina y el pueblo de a pie es buscar la herramienta idónea que realmente la represente, la contenga y finalmente la catapulte hacia la toma del poder, para construir un estado obrero y popular. De algo estamos seguros: el capitalismo es incapaz de resolver sus contradicciones. Hay que estar alertas, puesto que el plan del gobierno, de ser reelectos, es ajustar nuevamente para recuperar las dádivas que hoy otorgan. Y vendrán por más.

La huelga del 30 de abril

La clase obrera argentina debe de asistir a este paro nacional organizado por Hugo Moyano, las dos CTA y otros sindicatos, entre ellos el de bancarios y el de los pilotos aeronáuticos, pero deben hacerlo desde un espíritu crítico. Es decir, no hay que olvidar que Hugo Moyano apoyó a Mauricio Macri en el 2015. La clase obrera y sus aliados deben trabajar con sus pares para construir comisiones internas en los lugares de trabajo y desde allí presionar y peticionar a la cúpula sindical sobre las reivindicaciones económicas y por mejores condiciones de trabajo.

El movimiento obrero debe retomar lo mejor de las experiencias de lucha a lo largo de la historia. Es imperioso conocer los enunciados de la CGT de los argentinos, los programas de la Falda y Huerta Grande; también se debe estudiar con profundidad  las experiencias de Sitrac Sitram o las de los sindicatos clasistas y combativos liderados por el gran Gringo Tosco. Es decir: hay que organizarse de manera de expulsar del seno de los sindicatos a todas esas dirigencias burocráticas que no representan los intereses de los trabajadores sino que más bien hacen contubernios con las patronales para beneficio propio. En otras palabras: hay que trabajar  para recuperar los sindicatos con direcciones clasistas y combativas, verdaderos representantes de los trabajadores/as.

Acerca del 1º de Mayo

Muchos compañeros no saben con certeza qué se conmemora en cada primero de mayo. El origen de esta emblemática fecha está distorsionada y los encargados de que eso suceda son los dueños de los medios de producción (la patronal, la burguesía) en complicidad con ese sindicalismo amarillo (burocrático) quienes de exprofeso desvían la atención de los trabajadores con asados, cenas, fiestas, sorteos de artefactos, motos etc. Es decir, arman todo un circo, cuando en realidad lo ocurrido hace 133 años tuvo connotaciones totalmente distintas.

En mayo de 1886 en Chicago (EE.UU.) unos 200.000 trabajadores/as- siguiendo un plan de lucha- resuelven iniciar una huelga que, entre otros objetivos, buscaba conseguir la reducción de la jornada laboral a 8hs., ya que hasta ese momento las agotadoras jornadas eran de entre 12 y 16hs. En ese contexto hay que decir que otros cientos de miles de obreros/as ya habían conseguido la jornada de 8 hs. de trabajo.

El 4 de mayo de aquel año fue el día más álgido y violento, ya que los trabajadores/as que participaban de un acto en el parque Haymarquet, a las 16hs., fueron reprimidos con una violencia inusitada, se impuso el estado de sitio, hubo detenciones, golpes, torturas y muertes, al tiempo que se producían masivos despidos. La mayoría de los obreros que reclamaban eran italianos, rusos, polacos y otras nacionalidades. Muchos de ellos pertenecían a organizaciones anarquistas.

A finales de mayo de 1886 las patronales otorgan las jornadas de 8hs. Federico Engels, ese inseparable amigo de Carlos Marx, recoge este histórico hecho en el prefacio de la edición alemana de 1890 del Manifiesto Comunista.

Los mártires de Chicago: George Engel (anarquista), Samuel Fielden, Adolph Fischer (anarquista), Louis Lingg, Michael Schwab, Albert Parson (anarquista) Oscar Neebey, August Spies (anarquistas) todos ellos juzgados y condenados a muerte por el tribunal burgués de Chicago (EE.UU.).

Hoy en Argentina no hay nada que festejar, es una fecha de reflexión, organización y lucha.

* Frente de Liberación Nacional y Social (FLNS) Salta—Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *