Tras la muerte de los niños wichí, vuelve a escena el rol de Abeleira y Albino

El exgobernador creó el Ministerio de la Primera Infancia para revertir una situación aún vigente. La ministra Figueroa desconoce la existencia de datos supuestamente relevados.

Las recientes muertes de tres niños wichí grafican los altos índices de pobreza estructural que azotan a las comunidades del interior salteño. El fallecimiento a temprana edad es la triste cara de las consecuencias del hambre, la escasez de agua potable y la deplorable situación sanitaria, entre otras problemáticas que demarcan la profunda desigualdad.

En 2015 el exgobernador Juan Manuel Urtubey creó el Ministerio de la Primera Infancia con el objetivo de atender dichas necesidades y a su cargo designó a Carlos Abeleira, de profesión Contador.

Hasta el fin de su mandato el 10 de diciembre del 2019, se supone que Abeleira se encargó de relevar datos sobre la situación sociosanitaria, ambiental, educacional en las localidades más vulnerables para revertir los índices negativos de forma “inteligente”.

Sin embargo, el hoy oficialismo desconoce la disponibilidad de los mismos. “Yo no tengo esos datos. Hay que preguntarle a Abeleira y a los que corresponda. A mí no me los dejaron”, espetó al respecto la ministra de Desarrollo Social, Verónica Figueroa.

Abeleira fue invitado a la Cumbre Latinoamericana de Inteligencia Artificial de Bostón, Estados Unidos, para exponer el modelo de Primera Infancia local en el Instituto de Tecnología de Massachussets.

¿Qué información cotejó el ex funcionario respecto a soluciones en temas como la pobreza, salud, seguridad, cambio climático y educación? Si es que los datos están para su exposición, ¿por qué no han sido oficializados? ¿Cómo se explican las numerosas muertes de niños y niñas en situación de vulnerabilidad con el correr de los años si hubo una estructura para evitarlas?

Las preguntas para realizarle a Abeleira y equipo son muchas. Así también vuelve a escena Abel Albino, presidente CONÍN, la fundación que selló convenio con la Provincia años atrás para trabajar contra la desnutrición.

El periodista Martín Rodríguez expuso en una nota de 2018 que el plan de Albino fracasó y no redujo la desnutrición en niños de hasta 2 años de edad. Al compás del fracaso, acaso por ineptitud, acaso autoinflingido, para dicho año el Gobierno local habría girado $2.676.360 anuales a Primera Infancia que trabajó junto a Conín en más de 23 comunidades, parajes y barrios.

Cuando el INDEC arrojó que la pobreza del país trepó en el primer semestre de 2019 al 35,4%, en Salta las cifras marcaban un crecimiento exponencial hasta el 41,8%, unas 100 mil personas más sumidas bajo la pobreza.

Pero esos datos fueron tomados de centros urbanos, por lo que se incluyó la Capital salteña y no así el interior provincial, allí donde la situación se agravaría no sólo por las condiciones económica-monetarias, sino también por la falta de infraestructura para acceder a los servicios públicos.

Actualidad

Luego del arribo del ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, la Provincia firmó un convenio que consta en la repartición de 40 mil módulos alimentarios para asistir a las comunidades del norte salteño, donde no se puede llegar con la tarjeta AlimentAR por falta de tecnología.

Ante estos avances tras los recambios de las administraciones de Gobierno, Figueroa sostuvo a El Tribuno que están trabajando con los Agentes de Atención Primaria de la Salud y las personas de los Centros de Primera Infancia. Se espera que los interlocutores designados puedan entablar una relación de comprensión no sólo lingüística sino enteramente cultural para efectivizar las medidas a tomar.

La política de austeridad que pregona el gobernador Gustavo Sáenz y la reforma en la estructura ministerial conllevó la eliminación de Primera Infancia. ¿Descartará convenios con CONÍN?

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.