La historia de Mariano, hijo de uno de los fusilados en la Masacre de Palomitas

Nació el mismo día que su padre, pero no lo pudo conocer. Lleva otro apellido en agradecimiento a su padre adoptivo y se identifica íntegramente con los ideales que “Beto” pregonó. Una pequeña nota sobre Mariano Goldman.

Por Emiliano Frascaroli

Mariano Goldman es hijo de “Beto” Savransky, uno de los fusilados el 6 de julio de 1976 en la Masacre de Palomitas. Este año fue la primera vez que visitó el Sitio de la Memoria a la vera de la ruta nacional 34 para participar del acto que llevan a cabo las organizaciones de derechos humanos, agrupaciones políticas, sindicales, sociales y estudiantiles. Sí había ido antes, pero no en la fecha en que se recuerda el día del fusilamiento. Además, lo hizo junto a su pareja y sus tres hijos, con quienes vive en Tucumán, algo que considera “muy significativo”.

Mariano nació el mismo día que su padre, el 31 de julio, pero no lo pudo conocer: no llegó a tener un año cuando la dictadura cívico-militar le arrebató la vida. “Según lo que me cuenta mi mamá, yo lo ví dos veces”, comenta, al tiempo que afirma que su historia “tiene algunas particularidades”. Entonces, cuenta que su madre, posteriormente al asesinato de su pareja, se casó con quien fue su padre de toda la vida, Moisés Goldman, de quien lleva el apellido actualmente. “Pero siempre identifiqué dentro de mis valores personales- sin haber vivido con mi padre biológico- muchos de esos ideales que intento llevarlos en mi vida”, narra Mariano en diálogo con este medio.

B.- ¿Tus hijas te preguntan por su abuelo? ¿Qué les decís?

M. G.- “Sí. Mis hijas saben mí historia de vida, que es la historia de mi padre también, siempre la conocieron. Bueno, les cuento lo que sé, lo que pude reconstruir… De hecho ellas vinieron conmigo, con mi esposa, es como una historia que está permanente. (…) El cuerpo de mi papá está enterrado en el cementerio de Tucumán, entonces los 6 de julio generalmente vamos al cementerio allá”.

B.- ¿Charlás con otros hijos, con nietos, con los organismos (de Derechos Humanos)?

M. G.- Mmm… No. Los conozco a los chicos de Tucumán, pero no he tenido participación en lo que ha sido HIJOS. Sí en algún momento. Y mucho se debe a esa situación: a diferencia de mi hermano mayor- yo soy el menor de los hijos de Beto-, no tengo recuerdos de lo que fue el cambio de apellido. Para mí el cambio de apellido fue un hecho muy simbólico que me ha marcado mucho toda mi vida. Si bien siempre me he reconocido como Savransky, más me reconozco como Mariano Goldman, digamos. En algún momento pensé en agregarme el apellido y hubo algunas cuestiones familiares. Bueno, es una historia complicada, y los entiendo a quienes fueron mis abuelos Savransky: el hecho del cambio de apellido trajo algunas consecuencias en las relaciones. Pero también, por otro lado, un eterno agradecimiento a Moisés Goldman que es mi papá adoptivo.

Cuando a mi papá lo mataron, mi mamá tenía 20 años. Ellos se pusieron de novios cuando mi mamá tenía 15 años y mi papá 19. Y cuando mi mamá se encontró con dos hijos y un marido asesinado a los 20 años, la persona que la ayudó fue mi padre adoptivo. De ahí nosotros nos fuimos a vivir a Brasil. Pero bueno… es muy paradójico, si vos me preguntás con quién yo me identifico más, es con mi padre biológico.

Actualmente, Mariano es psicólogo y ejerce en el ámbito laboral. Fue invitado por Nora Leonard, hermana de Célia Raquel Leonard, otras de las víctimas al igual que su compañero Benjamín Ávila. Antes iba a arribar a Salta con su madre, aunque por cuestiones de salud ella no pudo viajar. Él quiso cumplir este año. Durante el acto leyó la semblanza de su padre, con la foto colgada al cuello, momento en el que le brotaron algunas lágrimas de emoción.

En el 2003 se casó y se fue a vivir al exterior. Y en el 2006/7 volvió a Tucumán. “La verdad es que viví una época, digámosle, con mucha ilusión. Y lamentablemente, lo que puedo decir ahora, hace un tiempo me empecé a cuestionar de nuevo porqué, porqué volví. Creo que eso un poco dice de cuál es la situación que se vive hoy. Más allá de cuestiones políticas, nadie puede negar que las cosas no están bien. Ni aquellas personas que aún votándolo a (Mauricio) Macri te pueden decir que las cosas están mejor”, responde el hijo de “Beto” Savransky ante la consulta sobre su análisis del contexto económico-social que atraviesa el país.

HIJOS Salta realizó un vídeo sobre la historia de Mariano que compartimos a continuación. (Créditos Florencia Arias y Luciano Alderete).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *