Julian Assange y la agonía de la libertad del derecho a la información

El creador de la Wikileaks, Julian Assange, fue detenido el pasado 11 de Abril en Inglaterra luego de que el Presidente de Ecuador, Lenin Moreno, anunciara la renuncia al asilo político que acogió al australiano desde mediados de 2012. ¿Qué y cuánto significa su detención?

Por Nelson David Aguilar

La Wikileaks nació en diciembre del año 2006 cuando Julian Assange y un grupo de periodistas comprometidos con la información divulgaron documentos de relevancia global. Dicha organización sin fines de lucro se orienta a filtrar papeles de comportamientos no éticos por parte de gobiernos, corporaciones e instituciones religiosas de todo el mundo. Así, en su década y media de funcionamiento, WikiLeaks ha difundido cientos de miles de documentos clasificados, principalmente del gobierno de los Estados Unidos.

Assange ha pasado los últimos años en la mira de los gobiernos de Estados Unidos a la cabeza, Inglaterra y Suecia, quienes buscan su extradición y con ello el castigo. La persecución que sufre  lo llevó a refugiarse en la Embajada de Ecuador en Gran Bretaña, Londres, solicitando asilo político al entonces presidente Rafael Correa.

Se supo que en los días precedentes al arresto del australiano, el actual presidente ecuatoriano Lenin Moreno mantuvo conversaciones con su par norteamericano, Donald Trump, sobre la situación de dicho periodista. La suspensión del asilo político era inminente. De esta manera, se libró la detención y la policía británica ingresó a la sede diplomática. Cabe recordar que durante su estancia en la embajada, Assange obtuvo la nacionalidad ecuatoriana, motivo por el cual su detención se torna aun más irregular.

Moreno dijo que la detención de Assange tenía que ver con que el periodista habría roto las relaciones de trato para con los trabajadores de la Embajada y que por ello se trataba de una decisión “soberana”.

En consonancia con las declaraciones de Moreno resulta interesante compartir la reflexión de la ex embajadora en Reino Unido, Alicia Castro, vertidas en una nota publicada en el diario Pagina 12 titulada Mi amigo Julian: “Hoy, que todos y todas somos víctimas de la manipulación grosera de la información, sujetos a operaciones mediáticas fraguadas para demonizar y armar causas a dirigentes políticos y sociales, en el medio de una guerra de “fake news” que distorsiona la realidad, resulta chocante y paradójico que sea encarcelado un periodista por actuar como un soldado de la verdad (…) Assange no es norteamericano y la plataforma Wikileaks es una organización de noticias extranjera. La idea de que el gobierno de los Estados Unidos puede alcanzar y extraditar a un integrante de cualquier medio de comunicación en el mundo es aterradora. Las dimensiones de la información y los datos que provee WikiLeaks posibilitaron a la comunidad mundial conocer violaciones a los derechos humanos, conspiraciones, asesinatos, etc. Entre los cuales se pueden citar “los archivos de Guantánamo”, “noticias secretas de las guerras en Afganistán e Irak”, “asesinato colateral (asesinato de civiles en Bagdad”) y el “espionaje global como herramienta geopolítica” 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *