Grand Bourg: Represión en el acampe de trabajadores de la salud

Trabajadores de la salud siguen apostados en el Grand Bourg reclamando por el pase a planta.

La protesta cumple hoy 10 días y el referente de ATE Salud, Víctor Chuquisaca, aseguró que desde el gobierno “les están tomando el pelo” y que enviaron a la policía a reprimirlos.

Comentó Chuquisaca que pudieron ver a los gremios oficialistas ingresar a la Casa de Gobierno, mientras hace más de una semana que los compañeros acampan soportando las bajas temperaturas.

Denunció públicamente que la policía golpeó compañeras y que se culpa a los trabajadores por una mala gestión del gobernador Juan Manuel Urtubey.

“Somos trabajadores precarizados y queremos que nos reciban porque esta situación no da para más”, enfatizó y aseguró que “el pacto fiscal es una excusa para no blanquear a los trabajadores. Si nos llega a pasar algo hacemos responsables al Ministro de Salud y al gobernador Urtubey”.

En la oportunidad la referente de derechos humanos, Blanca Lescano, repudió la presencia de infantería en el lugar y destacó que la manifestación de los trabajadores es pacífica.

Blanca Lescano

Por su parte César Molina, de la CTA, lamentó lo sucedido y planteó que “es vergonzoso que la policía tenga que reprimir a trabajadores que buscan estabilidad laboral”. “Lo que está haciendo el Estado es un fraude laboral”, sentenció.

Mientras, una de las trabajadoras relató que fue esta mañana cuando quisieron ingresar al Grand Bourg que la policía se los impidió. “Los policías salieron a golpearnos, sacaron a compañeras de los pelos, a una le lastimaron la mano y a otra le metieron una piña en la boca. Las compañeras están muy golpeadas y a Víctor Chuquisaca le robaron la billetera…nos están haciendo pelear pobres contra pobres”, indicó.

En diálogo con FM Noticias, otra de las agredidas expresó: “La policía me pegó, me arrastró, me tiraron al piso, me insultó y hasta de mi madre se acordó…este gobierno tiene que saber que no somos indigentes, somos trabajadores del estado y hace años que nos tienen precarizados. Ahora estoy descompuesta, con dolores en el pecho, esperando que llegue la ambulancia para atenderme”.

Mascarello les pidió a los trabajadores dos días

Los trabajadores de la salud fueron recibidos por el ministro de salud Roque Mascarello, luego de enviar a las fuerzas de seguridad a reprimir a los manifestantes.

El delegado Víctor Chuquisaca lamentó los forcejeos y los golpes con la policía pero remarcó que la paciencia se acabó luego de esperar 10 días una respuesta.

“Era lamentable que no den señales, no den una intención de dialogo”, dijo y agregó que la situación violenta “no era necesaria”.

Chuquisaca informó que desde el Ministerio de Salud les pidieron dos días para solucionar los reclamos del sector, y buscarán la forma de solucionar sin romper “el famoso pacto fiscal”.

Además del pase a planta, los trabajadores pedían las designaciones, obra social y ART, lo cual consideraron como el punto más importante.

“Las condiciones de trabajo son lo más importante hoy, y ellos nos van a hacer una propuesta que se acerque a lo que pedimos y dando satisfacción a nuestros pedidos. Piden que aguardemos”, dijo.

El delegado remarcó que no van a levantar el acampe, teniendo en cuenta que muchos trabajadores del interior cobraron $2.500 y los gastaron en los pasajes para poder reclamar por sus derechos.

Represión en Grand Bourg: “A Urtubey no le importa, no le da la gana”

Esta mañana, fueron reprimidos por las fuerzas de seguridad que se encontraban sin identificación. Otros policías de civil sacaban fotos a los manifestantes. En el ingreso principal, continúan dos cordones de Infantería.

Cerca del mediodía, el ministro de Salud Roque Mascarello recibió a 7 delegados y al representante de ATE, Víctor Chuquisaca y 8 delegados.

Gloria, trabajadora de la salud, denunció las fotos que les tomaron los policías de civiles hasta con dron. “Nos mandaron 70 contravenciones, en la lucha a pedir por el pan”, contó.

Gloria remarcó que el gobernador está “bien, gracias, sacándose fotos en Buenos Aires mientras la provincias se cae”, y no considera como contravención trabajar 10 años en negro por tres mil pesos. También dijo que les dijeron que para que querían el pase a planta, si en seis meses se van. “A Urtubey no le importa, no le da la gana”, dijo.

La trabajadora contó que estuvo 17 años en negro, y hoy continúa la lucha por sus compañeros que “están sufriendo hambre”.

Además, reivindicó la lucha de las mujeres y remarcó que quienes lograron entrar a la casa de gobierno fueron las trabajadoras, que terminaron siendo golpeadas por policías hombres, ignorando los derechos de las mujeres.

Fuente: Todas las voces todas/ Algo Personal / FM Noticias 88.1 / DDN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *