Golpe en Bolivia | “Se murió en mis manos”: triste relato de médico tras represión en El Alto

El testimonio de un doctor que intentó auxiliar a un herido de bala tras represión en la planta gasífera de Senkata. Los decretos previos de la dictadora Jeanine Áñez que benefician a los militares.

“Realmente muy triste lo que está pasando acá, en el distrito ocho. En el momento en el que yo estaba colaborando al herido, estaba dándole los primeros auxilios que él se merecía, he recibido yo también los disparos”, manifestó un doctor boliviano para graficar la represión del Ejército y la Policía en inmediaciones de la planta de hidrocarburos en Senkata, localidad de El Alto, Bolivia.

En testimonio a la cadena rusa RT, el doctor manifestó: “Pa’ mí es bien preocupante y lastimante ver un compañero morir de esa forma, porque murió en las manos mías. Un tiro de bala que estaba en el corazón. Qué triste ver así”.

Luego, el médico que brinda auxilios a los ciudadanos reprimidos por la dictadura de la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez instó a enfermeras, personal médico y particularmente a la Cruz Roja que se acerquen a colaborar con los heridos.

“Molesta realmente que aquí realmente no hay ni bomberos ni Cruz Roja. Eso molesta. Nosotros como personal de salud hemos asistido para salvar vida, no para matarlas. Yo en esto estoy, mi trabajo es salvar lo que yo puedo hacer”, sostuvo.

Si bien ha sido confirmado un muerto, algunas versiones en redes sociales hablan de más asesinados (al menos 5 muertos según testimonio de ciudadano a radio Wayna Tambo a las 13:35), lo cual estaría siendo censurado por el gobierno de facto de Áñez que impide el libre ejercicio de la libertad de expresión e información.

La militarización de este martes al mediodía en El Alto y su consecuente represión se dio luego de una serie de medidas del gobierno de facto:

1). Decreto para eximir de responsabilidad penal a militares que participen de los operativos de represión;

2). Expulsión de la prensa internacional para evitar coberturas “incómodas” sobre la violación a los derechos humanos en Bolivia respaldándose en supuestos delitos de “sedición”;

3). Persecución a dirigentes y parlamentarios del Movimiento al Socialismo (partido de Evo Morales Ayma) en post de su proscripción;

4).Aumento de presupuesto para el Ejército en más de 5 millones de dólares;

5). Promesas de más recursos para la Policía tras una “evaluación y cuantificación de las pérdidas y destrucción de los equipos y dependencias” encargadas al “Ministro de Gobierno”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *