Gatillo fácil: prisión perpetua para el policía que mató al joven Nahuel Salvatierra

El hecho ocurrió a principios de año. Aguilera Alanis, el sargento que intentó proteger al asesino huyendo con él, irá preso por dos años y cinco meses. 

Juan Carlos Cardozo, cabo de la Policía de Salta, fue condenado ayer a prisión perpetua por “homicidio calificado (…) con abuso de función o cargo” en perjuicio del menor Nahuel “Alexis” Salvatierra.

La sentencia se hizo pública alrededor de las 16 hs. en Ciudad Judicial, mientras familiares y amigos del joven asesinado y organismos de derechos humanos esperaban la lectura del fallo.

El sargento Emilio Gastón Aguilera Alaniz fue condenado a 2 años y 5 meses de prisión de “ejecución condicional e inhabilitación especial por el término de 4 años y 10 meses”. Además, el fallo agrega que debe “abstenerse de usar estupefacientes o de abusar de bebidas alcohólicas”.

El juez de la Sala VII del Tribunal de Juicio, Francisco Mascarello, aplicó la pena de 25 años de prisión a Cardozo y consideró que Alaniz es responsable de los delitos de “incumplimiento de los deberes de funcionario público y encubrimiento”.

Desproporcionalidad, falta de racionalidad, falta de profesionalidad o como coloquialmente la prensa lo ha llamado: gatillo fácil. Son todas características capaces de aplicar a lo que sucedió en esta causa y que terminó llevándose la vida de un niño de 17 años: Nehemías Nahuel Salvatierra”, dijo el fiscal Rodrigo Miralpeix en su alegato. Además, el fiscal apuntó a la “primera mentira de Cardozo“: haber dicho que extravió su arma momentos previos al llegar a su lugar de trabajo, sin decir nada a sus superiores, “una de las reglas primordiales de la Policía”.

El caso. Todo se remonta a principios de año, cuando Cardozo mató de un balazo a Salvatierra con una  9mm. Luego, huyó en una moto 110cc con Alaniz. Ocurrió en la segunda etapa de la barriada, donde vivía el menor. Ninguno de los efectivos estaba en funciones.

La noticia empezó a circular rápidamente hasta llegar a organizaciones de otras provincias que luchan contra el gatillo fácil y la violencia institucional. En medio de torrenciales lluvias, a principios de enero, amigos y familiares de Nahuel protestaron frente a la comisaría del Barrio Solidaridad. Le siguieron marchas con cortes de ruta y pedidos de Justicia en la Plaza 9 de julio.

Finalmente, llegó la sentencia, que para algunos tiene un sabor a poco en lo que respecta al juzgamiento de Alanis, aunque marca un precedente importante. El sargento recibió tan sólo dos años y cinco meses por apadrinar a un cabo y huir con él, abandonando al menor postrado en la vereda lleno de sangre. Sandra Salvatierra, hermana de Nahuel, le dijo a Cosecha Roja: “Damos gracias a Dios que se hizo justicia, que no haya quedado impune. Los policías agarran un arma y no tienen derecho a matarnos porque somos pobres. El Alexis ahora va a descansar en paz, nada fue en vano”.

Las heridas que yo tengo jamás van a cicatrizar”, expresó Mamerto Salvatierra, padre de Nahuel, tras conocer la sentencia. Y agregó a Vove: “Nos defendamos entre nosotros, sino nadie nos va a defender”.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *