Espionaje ilegal: Ramos Padilla notificó a Bonadío y Carrió de las acusaciones en su contra y los convocó a dar su versión

El magistrado los convocó a declarar en el marco de la causa por la cual fue llamado a indagatoria el periodista Daniel Santoro.

El juez Alejo Ramos Padilla notificó al juez Claudio Bonadío y a las diputadas Elisa Carrió, Paula Oliveto Lago y Mariana Zuvic de las acusaciones en su contra en el marco de la investigación por las operaciones de inteligencia y de espionaje ilegales.

En los hechos, es una confirmación de que se encuentran imputados en la causa pero aún no hay elementos suficientes para llamarlos a indagatoria. Ante esto, tienen el derecho de presentarse ante el juez y dar su versión.

“Notificar a los querellados Dr. Claudio Bonadío y a las Dras. Elisa Carrió, Paula Oliveto Lago y Mariana de Jesús Zuvic en los términos de los arts. 73 y 279 del C.P.P.N., haciéndoles saber de su derecho de presentarse al tribunal, prestar declaración, aclarar los hechos y/o indicar las pruebas que a su juicio podrían resultar útiles y conducentes”, dice la resolución de Ramos Padilla.

El artículo 73 establece los derechos del imputado a presentarse ante el juez para aclarar “los hechos e indicando las pruebas que, a su juicio, puedan ser útiles”.

El 279 habilita la presentación espontánea y aclara que “si la declaración fuere recibida en la forma prescripta para la indagatoria, valdrá como tal a cualquier efecto”. También establece que “la presentación espontánea no impedirá que se ordene la detención, cuando corresponda”.

En el caso del juez Bonadío, figura en este expediente desde el día 1. La denuncia originaria de este escándalo, presentada por el empresario agropecuario Pedro Etchebest, era contra D’Alessio, el fiscal Carlos Stornelli y el propio Bonadío.

Etchebest denunció una maniobra extorsiva ejecutada por D’Alessio, que le reclamaba dinero a cambio de beneficiarlo en el expediente de las fotocopias de los cuadernos, digitado por Bonadío y Stornelli.

“Fue en la salida del Balneario CR en Pinamar, donde D’Alessio me pidió el dinero, según manifestó, conforme lo acordado con Stornelli y me señaló con toda crudeza las consecuencias que para mí tendría no abonar dicha suma”, relató Etchebest en su denuncia.

Vale recordar que el juez Ramos Padilla nunca abonó la hipótesis de que Stornelli estuviera involucrado en el cobro de dinero, sino que las investigaciones sobre el fiscal surgen a partir de evidencias encontradas en el domicilio de D’Alessio y que comprometen a Stornelli en al menos 7 operaciones ilegales.

Sobre Bonadío, el denunciante Etchebest planteó: “Yo le señalo (a D’Alessio) que no cuento con esa suma de dinero y D’Alessio me hace saber que es imposible reducir el monto solicitado porque una parte le corresponde al juez de la causa, Claudio Bonadío”.

En otros casos similares al de Etchebest, como el de la familia Barreiro, se repitió el nombre de Bonadío, en boca de varios extorsionadores que ofrecían el servicio de influencia sobre el juez para mejorar perspectivas procesales.

Respecto a Carrió, Oliveto y Zuvic, hay varias líneas de investigación. Por un lado, sus múltiples contactos con el espía ilegal D’Alessio, desde reuniones hasta chats. El abogado de D’Alessio al momento de su detención y hoy también imputado Rodrigo González contó: “Me habló de una reunión con Carrió, me dijo que fue a exponer –no presté mucha atención porque no me interesa- cuestiones de narcotráfico”.

González agregó: “Si (D’Alessio) iba a ver a Carrió, le contaba las cosas de narcotráfico de la Argentina, y si después no lo llamaba, pasaba de ser la mejor funcionaria de la Argentina a estar rodeada de ineptos. Esto es un caso concreto”.

No fue el único que mencionó estas reuniones. Y la propia Carrió las confirmó. En el caso de Oliveto, hay mensajes de texto y de voz en el celular de D’Alessio que la comprometen. Por otro lado, el ex embajador en el Vaticano Eduardo Valdés denunció a Carrió, Oliveto y Zuvic por espionaje político, a raíz de la difusión de las supuestas escuchas entre él y ex funcionarios presos en el penal de Ezeiza, a quienes Clarín, el Gobierno y los sectores de inteligencia pretenden acusar de ser los armadores de una operación contra Stornelli.

Entre los acusados también estaba el operador con patente de periodista Daniel Santoro, pero Ramos Padilla no lo incluyó en estas notificaciones ya que ayer lo llamó a indagatoria para el próximo martes 25 a las 11 horas.

Fuente: DDN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *