Elecciones en centroamérica: Nayib Bukele, nuevo presidente de El Salvador

Bukele se impuso en las elecciones presidenciales de febrero pasado en primera vuelta con el 53 por ciento de los votos. Así, asume el presidente más joven de la historia democrática en El Salvador

Por Nelson David Aguilar

Nayib Bukele, de 37 años, tomó posesión de la presidencia de El Salvador en una ceremonia celebrada en la plaza Capitán General Gerardo Barrios. De familia de origen Palestino, el presidente electo implemento una campaña política cargada de iniciativas con fuerte predominio de las redes sociales.

Con su llegada al poder de la mano de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) se abre una nueva etapa democrática en El Salvador, la cual estará centrado en tres pilares fundamentales: Inseguridad, Migración y Economía.

Inseguridad, Economía y Migración

Entre los grandes problemas a los que Bukele tendrá que hacer frente está el de la violencia y la inseguridad, especialmente porque el país detenta el mayor índice en la tasa de homicidios del mundo.

La Mara Salvatrucha o más conocida regionalmente como el MS-13, es la principal pandilla de jóvenes y jóvenes adultos que cuenta con aproximadamente 70.000 integrantes en diferentes Estados de Centro y Norte de América.

Los principales referentes de estas pandillas desarrollan sus actividades delictivas coordinando a sus integrantes desde adentro de las cárceles, siendo el tráfico de drogas y los asesinatos (sicarios) sus mayores empresas.

El Salvador tiene una tasa de 50.3 homicidios por cada 100.000 habitantes, una de las más altas del mundo, según la ONU (Organización de Naciones Unidas).

Respecto a la política que se llevara a cabo para abordar esta problemática, poco se sabe aun, sin embargo, un antecedente que se tiene del actual presidente refiere a su labor como alcalde de la capital. “

El empresario niega haberles pagado y afirma que lo que hizo fue “lidiar” con ellas, invirtiendo y generando beneficios en sus comunidades

Otro desafío que deberá enfrentar, será aliviar y mejorar la situación económica, así como la escasez de empleo en el país, uno de los principales factores que motivan la migración de cientos y miles de personas cada año.

La compleja situación económica del país muestra un estado empobrecido, con una baja recaudación fiscal y un alto endeudamiento externo, sacrificando su soberanía económica ante organismos internacionales como el FMI (Fondo Monetario Internacional).

Cientos de salvadoreños emigran hacia Estados Unidos cada año huyendo de la pobreza, la violencia y en busca de mejores oportunidades.

Los jóvenes necesitamos educación, trabajo, tener un futuro aquí y no estar obligados a irnos a otro país a buscar algo mejor, pero si aquí no mejora la situación siempre va a estar esa posibilidad” de emigrar, dijo a la AFP Amilcar León Alvarado, de 19 años, mientras observaba a Bukele tomar juramento.

Por último, el presidente, anunció que impulsará proyectos de gran escala, aunque sin dar detalles, para combatir la cuestión de la corrupción en el Gobierno.

“Para destacar la lucha contra la corrupción como uno de sus máximos estandartes, Bukele popularizó el lema “El dinero alcanza cuando nadie roba”. También anunció que apoyará la creación de una comisión contra la impunidad en el país con acompañamiento internacional, como se hizo en las vecinas Guatemala y Honduras”.

De esta manera, se visualiza un gobierno abocado a intentar solucionar problemáticas que afectan a la sociedad salvadoreña de manera transversal, debilitando las instituciones democráticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *