Efecto coronavirus en Salta: desinteligencias políticas y falta de un programa económico

La falta de medidas económicas en el plano local combina con un raid de papelones en la comunicación oficial. Cómo afronta el Gobierno la crisis de la pandemia. ¿Qué transmite Sáenz invocando a Dios y al Señor y la Virgen del Milagro?

Por Emiliano Frascaroli

El vídeo del gobernador Gustavo Sáenz arriba de un helicóptero volando por los cielos de Capital es una clara muestra de la nebulosa que recubre a la administración provincial para abordar la crisis colateral del COVID-19 coronavirus. De hecho, ni siquiera se escuchó su mensaje, el cual sí fue filmado para que luego sus seguidores lo compartan en redes sociales con réplica en medios afines.

La decisión de brindar conferencias de prensa a cargo de distintos responsables de la cartera sanitaria, la de seguridad y la económica fue un paso certero que sí transmitió, en principio, responsabilidad gubernamental. Eligieron un solo canal y abrieron el juego para que periodistas enviaran sus preguntas vía whatsapp. Bien. Sin embargo, las contradicciones en los discursos afloraron y denotaron la falta de un mensaje homogéneo, algo que pueden- y deben- pulir rápidamente.

De hecho, las reiteradas invocaciones de Sáenz a Dios y al Señor y la Virgen del Milagro para salvaguardar la salud de la población connotan pleno desconcierto ante el avance de la pandemia. No transmiten seguridad. Por el contrario, genera el efecto contrario. ¿Acaso practicantes de otras religiones, ciudadanos al fin, están desamparados por el simple hecho de no comulgar la prédica del gobernador? ¿Se deben sacar las imágenes a la calle, como azuzaron algunos párrocos conservadores, para solucionar problemas de índole terrenal que demanda el estricto cumplimiento de disposiciones de gobierno? Todo muy confuso en la comunicación oficial.

También está: Coronavirus: la Justicia provincial se desentiende del caso por violación del Protocolo

**

Como la incertidumbre por la economía es transversal, las políticas a aplicar deben ser transversales también. Cuando el gobierno nacional anunciaba un paquete de medidas para amortiguar el impacto en la actividad económica y llevar tranquilidad a la población, la administración Sáenz no tuvo mejor idea que enviar al secretario de Ingresos Públicos, Diego Dorigato, y al titular de la DGR, Gustavo De Cecco, a “recordar” a la ciudadanía que tenía que pagar sus impuestos y que por ello habilitaban los trámites online. Mal comienzo.

Sobre el tema: Coronavirus: Las medidas que anunció el Gobierno para enfrentar el impacto económico

La cartera que conduce Roberto Dib Ashur intentó disipar críticas y el 18 de marzo anunció la prórroga hasta el 1º de abril de los plazos para el pago de los Impuestos a las Actividades Económicas, Inmobiliario Rural y de Sellos y aplicó la exención de los plazos de adhesión al Régimen Especial y Transitorio de Regularización de Deudas Provinciales; dispuso una Feria Administrativa Extraordinaria desde el17 hasta el 31 de marzo; y suspendieron inspecciones y cláusulas.

Recién ayer, 20 de marzo, el gobierno provincial apuró una reunión conjunta con legisladores, oportunidad en la cual informaron la adhesión a las medidas de Casa Rosada: la eximición del pago a contribuciones patronales, extensión de moratoria, asistencia financiera con créditos blandos para pymes, refuerzo del seguro de empleo, control de precios, refuerzo a comedores, relanzamiento del programa Ahora 12, entre otras.

La diputada oficialista Mónica Juárez, consultada por quien suscribe en un grupo de whatsapp cuando compartió el vídeo de Sáenz en el helicóptero, sostuvo que están esperando definiciones de Nación para llevar a cabo medidas concretas que impacten en la economía doméstica y adelantó que presentó un proyecto respecto al congelamiento tarifario en los servicios públicos. “Por el momento no hay corte de servicios”, agregó, subestimando que la jurisprudencia en el país protege a la parte más débil y, por lo tanto, impide dichos cortes por mora; más aún cuando rige un DNU.

**

Ante la indefinición de la administración provincial en materia económica, será cuestión de esperar que, tal como afirmó el presidente Alberto Fernández, se anuncien medidas para la patria monotributista y los trabajadores informales, cuyo número en la provincia asciende a la mitad de la población. También entran en este amplio grupo los inquilinos que esperan atentamente un aplazo al pago de alquiler o más bien una renegociación en los términos contractuales, ya sea de su hogar o de algún local que debió cerrar ante la emergencia sanitaria.

Sobre el tema: Cómo encaró la crisis COVID-19 Alberto Fernández: panorama político y económico

Entretanto, invade un silencio que aturde por parte del Banco Macro. La entidad es el Agente Financiero de la Provincia desde hace varios años (obtuvo la prórroga por diez años bajo el último mandato de Juan Manuel Urtubey) y bien puede contribuir a amortiguar el impacto económico en los miles de trabajadores estatales. ¿O la banca financiera no hace ningún esfuerzo más que colocar cajeros automáticos en lugares recónditos?

Como contrapartida, el Banco Central de la República Argentina anunció ayer que postergó los vencimientos de las tarjetas de crédito y de todas las deudas bancarias hasta el 1º de abril.

**

Un hombre de Atocha se sorprendió cuando le llegó, hoy, un bolsón con alimentos del comedor al cual asiste diariamente. Fue una señal de cumplimento al refuerzo nacional (por parte del municipio San Lorenzo), que a su vez intenta aplacar el descontento por la falta de un programa local íntegro en materia económica. La detención de transeúntes en las periferias capitalinas y localidades del interior (72 en total) aporta al panorama general, amén de aquellos irresponsables que hicieron caso omiso a la seguridad pública.

Todo puede cambiar para bien, si se anota que la invocación sucesiva a autoridades celestiales nada puede hacer más que generar intranquilidad respecto al rol de las autoridades terrenales.

Facebook Comments