Dos modelos: La #AgendaDeLaCalle y el faltazo de Cambiemos

La imagen de ayer es una radiografía del contexto económico, político y social que vive la Argentina. Los datos que nada tienen que ver con cambios climáticos: los pobres más pobres y los ricos más ricos. Macri ratificó su programa y descartó el plan “V”.

Por Emiliano Frascaroli

Las mayorías argentinas inundaron las calles del país en pos de la Unidad, la Producción y el Trabajo Argentino. La representación legislativa discutía la #AgendaDeLaCalle en el Congreso de la Nación.

Al mismo tiempo, las minorías sectoriales, a través de sus representantes parlamentarios, intentaban bloquear una sesión especial con proyectos que buscan paliar la crisis. Y su capitán, el presidente Mauricio Macri, recorría Entre Ríos ratificando el modelo económico de su gestión.

La descripción, o imagen, es una radiografía de dos modelos de país que traducen intereses opuestos. Y que son personas de carne y hueso quienes representan esos intereses, y batallan por obtenerlos.

La desigualdad en Argentina creció: pobres más pobres, ricos más ricos

¿Por qué se habla de mayorías? Porque es el Pueblo el que representa a la mayor cantidad de personas que habitan el país: trabajadores sindicalizados, movimientos sociales y partidos políticos que enarbolan intereses populares.  

A contramano, las minorías sectoriales: el capital financiero (que no distingue nacionalidad), la oligarquía terrateniente y las empresas extranjeras con gendarmes locales. Y, por supuesto, su pata política: Cambiemos.

La distinción no es de ahora, ni mucho menos. Pero cabe poner en análisis el contexto. La convocatoria fue lanzada por los gremios industriales y se sumaron el Frente Sindical para el Modelo Nacional, organizaciones sociales y las CTA. Los objetivos sobre la mesa: reconstruir el aparato productivo nacional para generar trabajo local, todo ello a través de la unión política entendiendo a ésta como la herramienta de transformación.

Los movimientos sociales, por caso los más vapuleados por la devaluación de la moneda, la precarización laboral y la inflación de los alimentos, delinean demandas que tienen eco en la mal llamada clase política. En las bases sindicales se multiplicó la exigencia a las cabezas de realizar un paro general que, más pronto que tarde, llegará para hacer tronar el descontento.

Con la soga al cuello: Otra vez, recortes en Agricultura Familiar

En el Parlamento los legisladores de Cambiemos pegaron el faltazo a la sesión especial convocada por el Frente Para la Victoria, Argentina Federal, el Frente Renovador y Red por Argentina. Sin embargo, hubo quórum.

Cámara de Diputados de la Nación, Sesión Especial, con las sillas vacías de legisladores de Cambiemos – Foto: Twitter FpV-PJ

Se impuso el tratamiento de más de 80 proyectos que tienen que ver, entre otras cosas, con la exención del pago de Ganancias a los jubilados, la emergencia alimentaria, tarifaria y por violencia de género y la reconfiguración del sistema de cálculo de los créditos UVA.

Para aprobarlos era necesario contar con los dos tercios de los votos, ya que no tenían dictamen de sus respectivas comisiones, adonde permanecían cajoneados por el oficialismo. Lo que se logró fue imponer lo que en un hastag en las redes sintetizaron en la #AgendaDeLaCalle.

Pobreza CEO: en Salta un 37,7% no cubre sus necesidades básicas

A cara de piedra, sin vergüenza alguna, el presidente Mauricio Macri ratificaba su programa económico desde su recorrida en Entre Ríos y pedía a la gente aguantar un poco más; esquivaba preguntas de los periodistas locales; descartaba el plan “V” marcándole la cancha a la gobernadora María Eugenia Vidal.

Casi como un error de cálculo, salían a flote los datos del Indec que miden la desigualdad: al cuarto trimestre de 2018 los ricos fueron más ricos y los pobres se volvieron más pobres. La brecha se amplió 3 puntos respecto a igual período del año pasado, logrando que los sectores privilegiados ganen 20 veces más que los ubicados en el otro extremo.

El coeficiente de Gini pasó de 0,417 de fines de 2017 a 0,434 a fines de 2018; es decir, se amplió la desigualdad, ya que mientras más cerca se ubique de 1 es mayor la desigualdad en la distribución de los ingresos (ver aparte).

La recesión es cada vez mayor y casi no hay datos que demuestren una mejora desde ninguna perspectiva, sino que más bien se agudizan los problemas. La pobreza creció, el consumo cayó y los desempleados cada vez son más.

La oposición toma nota y refuerza el diálogo para lograr la unidad de cara a las próximas elecciones; los gremios exigen una paralización de actividades; el gobierno envía mensajes al Fondo para comprometer aún más nuestra soberanía y ampliar su margen de gasto dolarizado para contener la ebullición social. Todo forma parte de un mismo momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *