Dios Dinero: fuertes aumentos en la UCASAL encienden debate por la Educación

Los incrementos para las cuotas y la matrícula del 2020 generaron un fuerte rechazo en la comunidad estudiantil. ¿Qué dicen los números de la economía real? Monseñor Cargnello pide “encontrar luz” y justifica aumentos. La educación entre el derecho y la mercancía.

Por Emiliano Frascaroli

Cuotas mensuales y matrículas que irían desde los 11 mil a los 21 mil pesos. Familias endeudadas para solventar gastos. Carreras a medio cursar. Infraestructura que no da abasto. Y un reclamo que devela la difícil situación económica-social de las mayorías.

El reclamo de estudiantes de la UCASAL abrió un debate sobre la educación y el negocio privado en torno a la misma. Las carreras que se imparten en la institución privada desdibujan los intereses de la curia católica y los poderes económicos. ¿Cuál es el trasfondo de los reclamos?

Números

Las autoridades de la entidad educativa afirman que las subas anunciadas del 45% no logran empardar la inflación. Es cierto que el desbarajuste económico de la administración Mauricio Macri llevó al país a una inflación interanual por encima del 55%.

Pero también es cierto que los salarios han subido por la escalera y el costo de vida por ascensor. El poder adquisitivo se licuó por un mix de políticas impopulares que combinó devaluación de la moneda, dolarización de alimentos, servicios públicos y combustibles y negociaciones paritarias a la baja.

En ese marco, un aumento del ¡45 por ciento! se torna imposible de pagar para la mayoría de las economías domésticas. El cartel que realizó una estudiante (adjunto a continuación) describe la situación para quienes provienen del interior: el alquiler, la comida y una cuota de casi 8 mil pesos para 2019 complica la cursada.

Estudiante plantea la comparación de costos y calidad, además de mencionar el doble gasto para quienes vienen del interior provincial. Foto: Luciano Perdiguero

Por su parte, huelga decir que los anuncios de aumento que propone la UCASAL se dan atemporalmente: el presidente Alberto Fernández anunció que no enviará al Congreso de la Nación el Presupuesto para el 2020 y que van a prorrogar el que está en ejercicio ya que los números que presentó la gestión Cambiemos no se condicen a la realidad.

¿Desde cuándo las empresas deciden los aumentos salariales y el valor de la prestación de sus servicios antes que las definiciones macroeconómicas proyectadas por el Gobierno? Los costos (o gastos) que pueda haber en una entidad privada (servicios públicos, por ejemplo) es lo que permitiría calcular, en este caso, una cuota o matrícula de inscripción.

Te puede interesar: Diputados recibe a estudiantes de la UCASAL para arbitrar ante reclamos 

“Para poder pagar hay que tener capacidad de pago, y para tener capacidad la economía se tiene que recuperar”, sostuvo el flamante ministro de Economía, Martín Guzmán, respecto a la deuda pública. Similar postura podrían tomar en la Ucasal y esperar que con el correr de los meses se acomoden los estantes económicos.

Administración de recursos (y valores)

“Con razonabilidad se puede encontrar la luz y solución a los problemas”, sostuvo el arzobispo de Salta y Gran Canciller de la Ucasal, Mario Cargnello. Y en diálogo con FM Aries, ratificó el aumento

Las palabras de Cargnello representan no sólo la postura de la curia católica y la institución sino también al poder económico, político y judicial que se enreda en la historia y presente de Salta.

Marío Antonio Cargnello, arzobispo de Salta y Gran Canciller de la UCASAL

Es que en el reclamo afloró el descontento de que carreras como Abogacía, Trabajo Social o Psicología no se brinden en la Universidad Pública. Respecto a la primera de ellas, se trata de un histórico mecanismo de poder de las elites locales vigente desde su fundación, en manos del conservador Robustiano Patrón Costas.

Así, la administración de Justicia en la Provincia está en manos, en su mayoría, de profesionales que se han recibido en la Ucasal. De hecho, hay políticos del establishment local que imparten clases en la institución, como el ahora ministro de Economía, Roberto Dib Ashur.

Roberto Dib Ashur, docente y vicerrector administrativo de UCASAL, jura como Ministro de Economía de Salta ante el gobernador Gustavo Sáenz 

Detrás de los aumentos se pergeña la administración reservada de los valores, de los recursos por monopolizar la oferta académica y del poder del clero.

Por otro lado, cabe decir que la Ucasal instaló un innovador estacionamiento solar que permitirá a la institución amortiguar los costos compensando el consumo con la generación de energía. Se trata de un proyecto basado en la ley de “Balance Neto” que, dijo el rector Rodolfo Gallo Cornejo, se erigió como “respuesta al desafío que nos planteara el papa Francisco en la encíclica Laudato Sí”.

Los paneles fotovoltaicos instalados en el predio de la casa de estudios podrían abastecer un tercio de su consumo anual. Esto se traduce en una disminución de egresos en la economía de la institución a través de las bondades de la energía natural. Y, nuevamente, invita a buscar razones por tamaña suba en los aranceles, por un lado, y a reflexionar sobre la práctica o no de los valores refrendados en el texto del Vaticano.

“(…) El principio de la subordinación de la propiedad privada al destino universal de los bienes y, por tanto, el derecho universal a su uso es una ‘regla de oro’ del comportamiento social y el ‘primer principio de todo el ordenamiento ético-social’”, dice el sumo pontífice- citando a Juan Pablo II- en Laudato Sí. ¿Qué ética guía a los feligreses locales?

Estudiantes de la UCASAL reunidos en asamblea debaten la situación – Foto: Luciano Perdiguero

Educación, entre el derecho y la mercancía

Al cumplirse los 100 años de la Reforma Universitaria de 1918, autoridades de las Universidades Nacionales y representantes de los poderes públicos acordaron un documento en el que concibieron a la educación superior como un bien público y social.

Sin embargo, la concepción de educación como derecho personal y social que el Estado debe garantizar para construir una sociedad justa choca con la mirada neoliberal que la considera una mercancía. Y son los poderes económicos los que funcionan de ariete para influir en las decisiones políticas en torno a la materia.

Sobre el tema: A 100 años de la Reforma Universitaria: historia y actualidad de la Educación Superior 

En el orden de prelación, la educación concebida como derecho encontraría prioridad al derecho del lucro como fin de una entidad privada, amén de que sostengan que no existen intenciones económicas. De allí que estudiantes de la Ucasal esperan respuestas de la Defensoría del Consumidor y el manifiesto público de organismos competentes, como el Colegio de Abogados o el de Psicólogos.

Un cartel describe la realidad de muchos futuros profesionales: ante la caída del poder adquisitivo y los aumentos, tomaron deuda que no pueden pagar – Foto: Luciano Perdiguero

Los reclamos parecen cobrar notoriedad con el pasar de los días pero, a su vez, los tiempos no ayudan. Resta saber qué propuestas debatirán hoy estudiantes en la Cámara de Diputados, tras el anuncio de que serán recibidos por el presidente del cuerpo, Esteban Amat, y legisladores.

¿Las autoridades de la Ucasal van a paralizar o siquiera considerar los aumentos? ¿Habrá intervención del Estado para arbitrar ante el conflicto? ¿El movimiento estudiantil sostendrá banderas colectivas a largo plazo?

“Los progresos científicos más extraordinarios, las proezas técnicas más sorprendentes, el crecimiento económico más prodigioso, si no van acompañados por un auténtico progreso social y moral, se vuelven en definitiva contra el hombre”. Texto citado por el papa Francisco en Laudato Sí.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.