Despidos, represión y creciente tensión en el Ministerio de Agroindustria

Son más de 600 familias las que se verían perjudicadas con el nuevo ajuste en el área. Las cesantías vienen por telegramas. Ante la protesta, el Gobierno responde con policías.

El ajuste que el gobierno de Mauricio Macri lleva adelante suma otro episodio de despidos masivos en la órbita estatal. Alrededor de 600 trabajadores que dependen del Ministerio de Agroindustria, a cargo de Luis Miguel Etchevehere, denuncian cesantías por telegramas.

“Nos acaban de notificar que van a llegar los telegramas”, dijo Juan Manuel Sueiro de ATE a la señal C5n. Por el momento los despidos efectivizados son 18 y corresponden principalmente al sector de control de acceso. Se sumarán despidos en Agricultura Familiar.

Por lo general los trabajadores de Agroindustria acarrean más de diez años en el área y sus actividades tienen fuerte vínculo con la sociedad. Las comunidades indígenas, campesinas y rurales manifestaron su preocupación tras los despidos de quienes pisan el territorio con distintos programas.

Al confirmarse los primeros despidos, delegados gremiales convocaron a una asamblea. La policía intentó impedir la reunión y generó tensión. Por ello, trabajadores hacen responsable a Etchevehere de la represión que lleven adelante las fuerzas de seguridad.

 

La situación de Salta no escapa al ajuste de Nación: ya fueron despedidos varios trabajadores de la Subsecretaría de Agricultura Familiar. Ahora peligra un 50 por ciento de la planta laboral. Los trabajadores de la SAF pidieron días atrás la renuncia de Kenji Gómez Matsumoto, encargado del área local y militante del PRO, por no tener conocimiento en el trabajo y su indiferencia ante la situación.

Cabe señalar que tiempo atrás el Gobierno habría despedido a profesionales del Instituto Nacional de Tecnologías Agropecuarias (INTA), del Instituto Nacional de Tecnologías Industriales (INTI) y del Senasa, entre otros. Todos los organismos realizan tareas de gran impacto social. Pero Cambiemos decidió despedirlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *