Demagogia amarilla: Invocando la crisis, Olmedo quiere eliminar las PASO

El diputado nacional quiere ahorrar gastos en época de crisis. Pero la verdad es otra: las elecciones nos cuestan lo que votan nuestros legisladores. Olmedo aprobó la Reforma Previsional que le permitió al gobierno ahorrar 23 veces más de lo que cuestan las PASO.

Por Jacinto Messías

El legislador nacional Alfredo Olmedo habilitó al diputado provincial Julio Moreno a presentar un proyecto de ley para enterrar las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias de cara a los próximos comicios.

Los olmedistas fundan su razón en el ahorro de dinero que implicaría lograr tal osadía y para ello invocan la difícil situación que atraviesa la sociedad. Moreno explicó en el programa radial “La Mañana I” que en “una economía en recesión, desempleo, pobreza, una tasa de inflación cercana al 50% del año pasado y este año con una proyección del 35%” sería pertinente evitar la inversión pública en las PASO.

“Cuando el partido tiene que funcionar, tienen que funcionar las instituciones y tendría que salir un candidato de cada partido”, se explayó el legislador capitalino acerca de la metodología de internas, fijadas por ley, que el partido Ahora Patria intenta saltear.

La propuesta del diputado sojero va en sintonía a lo que propuso el hermano del presidente e intendente de la localidad Vicente López, Jorge Macri, quien inició la cruzada para eliminar las PASO en la provincia de Buenos Aires.

Según fuentes del Ministerio del Interior y Obras Públicas, consultadas por La Nación en 2017, las elecciones intermedias demandan 2.800 millones de pesos para todo el país. Las mayores partidas se distribuirían en los distritos con mayor densidad poblacional: la CABA, Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza y así sucesivamente.

Si bien la crisis económica-social que atraviesa el país amerita a utilizar los fondos públicos de la mejor manera, cabe realizar algunas comparaciones para dimensionar de qué y cuánto se está hablando.

Gracias a la ley que estableció las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias se le permitió a los partidos más “chicos” a participar de frentes electorales y con ello conquistar espacios en la toma de decisión. Es decir, se amplió la participación democrática partidaria y, además, la cívica.

En realidad, lo que más nos cuesta es lo que votan nuestros representantes en el Parlamento. Vayamos a un caso concreto: la Reforma Previsional que modificó el cálculo para los haberes jubilatorios y beneficiarios de Seguridad Social. Esa ley no sólo fue aprobada, entre tantos, por el salteño Olmedo, sino que éste ratificó su postura un año más tarde, cuando ya se sabía que los jubilados perdieron poder adquisitivo.

La Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP) realizó un estudio sobre los ajustes en los jubilados y pensionados, los beneficiarios de las Asignaciones Familiares (AUH), la Pensión al Adulto Mayor (PUAM), entre otros programas, durante el 2018.

Según el estudio, citado por Diagonales, el Gobierno se “ahorró” $64.938 millones el año pasado gracias a la modificación del cálculo en los haberes. De ese total, $54.367 millones afectó a jubilados y pensionados y unos $4.535 millones los beneficiarios de las Asignaciones Familiares.

Además, el informe da cuenta que en 12 meses las jubilaciones, pensiones, AUH y otros programas “perdieron un 18,31% de su poder de compra y un 7,09% de su capacidad para sustituir los ingresos laborales”.

De allí que la propuesta del espacio que lidera Alfredo Olmedo es pura demagogia: los mayores costos están en lo que votan cuando son electos. Con lo que nos costó el saqueo a los jubilados se pueden realizar 23 elecciones intermedias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *