Coronavirus en Salta: Ya se detectó a los acompañantes del primer infectado

El protocolo activó la identificación de las personas que compartieron vuelo con el salteño. La reacción de la sociedad, la protección de datos personales y su posible efecto contraproducente en la prevención. Al menos 7 casos sospechosos que esperan resultados del Instituto Malbrán.

Por Emiliano Frascaroli

La confirmación del primer caso de COVID-19 coronavirus en Salta ayer generó todo tipo de reacciones en una sociedad apabullada con información oficial actualizada continuamente, fakes news y desinformación originada por un tratamiento irresponsable.

En ese marco, que incluyó la “filtración” de un audio del propio gobernador Gustavo Sáenz que anunciaba el resultado positivo de los análisis del ciudadano, un funcionario difundió nombre y apellido del paciente e hizo circular una foto de él con su pareja. Como era de esperar, eso dio lugar a múltiples historias contradictorias entre sí.

Finalmente, esta mañana la ministra de Salud Pública, Josefina Medrano de la Serna, confirmó que las medidas preventivas se activaron seguidamente y se pudo establecer contacto con los acompañantes de los dos vuelos realizados por el salteño para arribar a la provincia el 12 de marzo, habiendo aterrizado antes en Ezeiza.

Están identificados. A partir de la notificación del caso positivo se activa un protocolo que se maneja con la Coordinación de Epidemiología a nivel Nacional donde se procede a identificar a los pasajeros que vienen en las dos filas de atrás y las de adelante”, explicitó la funcionaria la mañana de este miércoles al ser consultada por la prensa.

Asimismo, la funcionara detalló: “El paciente se encuentra en buen estado general, permanece internado. La única constancia es lo que está plasmado en la historia clínica. (…) Sí sabemos que el día en que llegó a la provincia, en horas de la tarde se internó en la institución en la cual permanece”. Es lo que dijo el hombre en el programa que conduce el “Turco” Alí: que llegó a la provincia, subió a su auto que le esperaba en el aeropuerto Martín Miguel de Güemes, y se aisló; que a las horas se comunicó con su prepaga para coordinar el arribo a la institución privada “Altos de Salta”, y lo internaron.

Información oficial. Si algo no cuadra, será el Ministerio Público Fiscal el que lo haga saber a partir de la investigación que lleva adelante el fiscal penal 6 Marcos Ezequiel Molinati para determinar si se cumplieron las medidas ordenadas por las autoridades nacionales y provinciales o no. Existen penas al respecto.

La inevitable incertidumbre que recae sobre nosotros nos invita a repensar cómo nos comportamos como sociedad y a monitorear qué recomendaciones hacen las autoridades legales y legítimas.

A la versión oficial de hoy la antecedieron otras que inundaron las redes sociales con mensajes- escritos, en imágenes y en audios- en los cuales se refería una supuesta identidad y se brindaba una versión de los hechos: una presunta enfermera que habría atendido al infectado, amigos de éste despejando dudas acerca de si cumplió o no la cuarentena, familiares que intentaban aplacar el repudio o una presunta trabajadora que decía haber atendido al hombre.

Sitio Oficial de la Organización Mundial de la Salud: click AQUÍ

El linchamiento social ganaba terreno en iracundos y paranoicos conciudadanos. Miles de compartidas en distintas publicaciones. No podía ser para menos, si se decía que el muchacho no respetó la cuarentena, que anduvo por el Poder Judicial y tantas otras versiones. Los mensajes iban y venían en grupos de distinta índole y eran reenviados por personas de todo extracto social y de distintas edades. Ahora interviene Fiscalía para ratificar o rectificar la versión del propio infectado, que oficializó Medrano hoy.

Sitio Oficial del Ministerio de Salud de la Nación para obtener información, recomendaciones y medidas de prevención por COVID-19: click AQUÍ

Adrián Zigarán, Secretario de Participación Ciudadana y Relaciones con la Comunidad, bajó la publicación de Facebook luego de que se viralizara a punto tal que muchos indagaban sobre la locación del infectado, evidenciando brotes de violencia.

Y si bien muchos celebraron la actitud de Zigarán por “pensar en el prójimo”, pocos fueron los que ahondaron en la cuestión. De hecho, seguramente el mismo funcionario desconocía la guía que brindó la Agencia de Acceso a la Información Pública respecto a la Protección de Datos Personales para tratar la pandemia. En el mismo texto, vigente desde el 11 de marzo en la página oficial del Gobierno Nacional, se explicita:

  • Los datos de salud son una categoría de datos sensibles y en consecuencia merecen una protección más rigurosa (arts. 2 y 7 – Ley 25.326).
  • La divulgación del nombre de un paciente que padezca de coronavirus requiere de su consentimiento (art. 5 – Ley 25.326).

Con estas dos citas bastan. Además, nos cabe indagar acerca de si no resulta contraproducente generar temor en posibles infectados. La hipótesis próxima es que si alguien que duda acerca de sus síntomas ve la reacción social contra otro caso, no se animaría a hablar.

Medidas del Gobierno Nacional por la pandemia coronavirus, página oficial del Ministerio de Salud: click AQUÍ

Tal vez lo mejor sería generar una instancia de diálogo profesional en el que se le transmita a la persona infectada lo importante que es que brinde un mensaje a la sociedad. Una sociedad expectante sobre el tema, que necesita tranquilidad o al menos alerta para saber si uno estableció contacto o no. Si el muchacho desoyó protocolos en su regreso de urgencia, deberá hacerse cargo. Es una cuestión de salud pública, de derechos colectivos, que tienen pena y que se podría intensificar a sabiendas de que es una persona que se supone conoce de disposiciones legales. Veremos cómo continúa el caso en particular.

Sitio Oficial del Gobierno de la Provincia de Salta para difusión de información, recomendación y medidas para prevenir propagación del coronavirus: click AQUÍ

Punto aparte.

“Vamos a poner a disposición del COVID todos los respiradores que sean necesarios. Estamos trabajando para aumentar la capacidad instalada porque sabemos que a esta pandemia no se le puede dar respuesta con la capacidad que tenemos actualmente en la provincia. No sólo nos pasa a nosotros: ha pasado en el mundo”.

La frase de la Ministra de Salud aporta racionabilidad. La expansión, aseguran al unísono los especialistas, es inevitable. Se trata, entonces, de que sea la menor posible; de que el sistema sanitario no colapse cuando broten esos casos; de tomar recaudos con el tiempo.

De momento, los casos sospechosos son siete: 5 muestras enviadas al Instituto Malbrán y dos de últimos momentos. Los tiempos apremian, y el caso confirmado ayer podría coadyuvar al pronto análisis en una institución desfinanciada en la gestión Macri. Habrá que esperar con cautela y respetando la no circulación en público, ni mucho menos las aglomeraciones.

Facebook Comments