Con las botas puestas: El expolicía torturador Orozco se suma al espacio de Gustavo Sáenz

Actualmente es legislador por Salta Somos Todos, partido que comanda Alfredo Olmedo. Tiene un vasto prontuario, pero al intendente capitalino le importan más los votos que pueda arrastrar ‘el vigilante’.  ¿Cuáles son sus antecedentes?

El legislador por Rosario de la Frontera, Gustavo Orozco, tiene un prontuario difícil de sobrellevar entre acusaciones por tortura, privación ilegítima de la libertad y agresiones verbales. Sin embargo, el intendente Gustavo Sáenz celebró que se sumara a sus filas de cara a las elecciones de fin de año.

“Estuvimos junto a Gustavo Orozco compartiendo una charla en Rosario de la Frontera. Actualmente es Diputado Provincial por dicho departamento y una persona muy comprometida con los vecinos del sur de Salta”, escribió Sáenz en su Twitter tras la reunión que mantuvo con el legislador que responde al diputado nacional Alfredo Olmedo.

Antecedentes en la Fuerza

Orozco fue acusado por tortura y privación ilegítima de la libertad, en 2015, cuando ejercía funciones en la Brigada de Investigación de Metán. Según la hipótesis de la Fiscalía de Derechos Humanos, por aquel entonces el oficial Orozco había maltratado junto a sus pares a Pablo Carrizo, uno de los tres hombres que encontraron un cadáver en El Potrero,  municipio ubicado a unos 45 kilómetros de Rosario de la Frontera.

Carrizo denunció que los policías le pegaron y torturaron poniéndole una bolsa de plástico en la cabeza hasta dejarlo casi sin respiración. Fue camino a la dependencia policial de El Potrero, a la vera de la ruta 34, con el objetivo de que se declarase culpable del crimen de López.  

Además, el exoficial fue acusado por el fiscal Gustavo Vilar Rey por “apremios ilegales” en perjuicio de Rodrigo Carrizo, familiar de Pablo, a quien los policías golpearon mientras estaba detenido. ¿Con qué objetivos? Lo mismo: que se declare culpable del crimen de López.

No sabe perder

Por otro lado, el diputado fue inhabilitado por el Tribunal de Disciplina del Consejo Federal de Fútbol Argentino por agredir a un árbitro, cuando ocupaba la presidencia del club Progreso. El expediente se abrió en el 2016 tras la denuncia del árbitro. “No puede ser que nos hayas cagado el partido de esta manera (…). Esto no va a quedar así”, habría amenazado Orozco al referí del partido que disputaba su equipo de Rosario contra Bella Vista de Tucumán. Y antes de que se vaya, el árbitro recibió una piña en el estómago, cita Cuarto Poder.

Luego, en 2017, Orozco pidió la reconsideración respecto a su inhabilitación, pero el Tribunal resolvió no hacer lugar ya que no presentó pruebas que ameriten modificar la suspensión por agresiones.

La últimita

Pero eso no es todo. Orozco sumó otra denuncia en su contra a principios de abril del año pasado, cuando el periodista Raúl Alberto Díaz, de FM ONE, emisora de Rosario de la Frontera, denunció agresiones físicas y verbales por parte del legislador olmedista.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.