Comerciantes y Manteros enfrentados en medio de una crisis económica

Algunos comerciantes de las peatonales Alberdi y Florida apuntan contra los trabajadores informales. La caída en las ventas que atraviesa el sector deviene en un malestar cruzado.

Por José Libert

El desplome en el consumo local se siente fuerte en el Comercio: cada vez son más las persianas que se bajan. La depreciación del salario se combina con la suba de los costos, como los alquileres y servicios públicos, y se profundiza con la apertura de importaciones de manufacturas de afuera.

En este contexto, comerciantes salteños y manteros- ambos afincados en las peatonales céntricas Alberdi y Florida– mantienen un malestar recíproco. Los primeros se quejan de una “competencia desleal” por parte de los trabajadores callejeros y éstos, a su vez, pelean por sostener su actividad sin que les prohíban las ventas en los lugares más poblados.

Tiempo atrás la Municipalidad de Salta, liderada por el macrista Gustavo Sáenz, había logrado un acuerdo con los ambulantes que consiste en la fijación de horarios para instalarse en las peatonales después de las 22 horas. Pero comerciantes de la zona dijeron a El Tribuno que no se cumple dicho pacto y se quejan de la competitividad.

“Me perjudican porque yo vendo ropa y artículos para bebés y muchos de ellos venden lo mismo sin pagar impuestos. Hay competencia desleal”, dijo Juan, propietario de un local ubicado sobre Alberdi. Otro de ellos, quien comprende que la situación va más allá del conflicto con los manteros y ve la caída de ventas en el rubro textil, dijo: “Para el Día de la Madre no cumplimos para nada las expectativas. La realidad es que la crisis económica nos afecta a todos”.

Por su parte, el vicepresidente de la Cámara de Comercio, Jorge Vian, señaló que existen manteros que sí acatan el convenio y otros que no. “Hay gente que no quiere entrar en la legalidad y se comporta de manera evidentemente vandálica”, explicó. La reflexión de apuntar contra el sector viene caldeada del brutal ataque sufrido por un inspector municipal la semana pasada, cuando un ambulante le arrojó una botella que lo envió al hospital donde deberá realizarse una cirugía.

No obstante, la preocupación avanza rumbo a fin de año, cuando las ventas- se supone- crecen exponencialmente y las personas que concurren al casco céntrico también.

Lo que busca la Cámara de Comercio es fortalecer el control incluso invitando a la Policía a participar. Asimismo los manteros buscan que no les prohíban vender sus productos en las zonas más transitables de la Ciudad. Son necesidades mutuas a causa de la crisis económica y social que transita Argentina, la cual se profundiza día tras día. El comercio no regulado aumenta también por la situación del país. Sin embargo, nada dice la Cámara de Comercio sobre ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *