La ciencia del (en) ajuste de Cambiemos en la Ciencia y Técnica

La disminución regresiva de los fondos públicos para Ciencia y Técnica implementada por Cambiemos se profundiza. Peligra la continuidad de investigaciones. Un proyecto para salvaguardar la soberanía del conocimiento.

Por: Emiliano Frascaroli

El presupuesto destinado a Ciencia y Técnica se subdivide en dos organismos: el Ministerio de Ciencia y Técnica y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet). Antes eran 3, pero la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) pasó a formar parte del MinCyT.

La desinversión continuada en el sistema científico local se profundizará este año cuando se presente el presupuesto 2019, el cual viene atado a condicionamientos del Fondo Monetario Internacional. De esta forma las investigaciones en proceso podrían buscar financiamiento externo logrando beneficios para otros países y, por tanto, perjudicando el desarrollo científico local y la soberanía del conocimiento.

En ese marco, en el Congreso de la Nación se presentó un proyecto para lograr mejoras en las condiciones de trabajo de investigadores doctorales y posdoctorales: pretenden una relación de dependencia que permita fijar salarios con aguinaldos y, además, realizar aportes jubilatorios. Las expectativas no son las mejores, pero la propuesta está.

Los datos. Una tabla que el investigador principal de Conicet y vicedirector del Centro de Investigaciones en Bionanociencias difundió actualizando datos explica la variación real y nominal de las partidas económicas destinadas para Ciencia y Técnica. Los datos arrojan que con el cálculo inflacionario propuesto por el Poder Ejecutivo Nacional en 15,7%, el presupuesto a la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica(ANPCYT) perdió un 20,3%; el del Ministerio de Ciencia y Técnica un 13,3%; el de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales un 17,2%; el Instituto Nacional de Tecnologías Agropecuarias (INTA) un 0,8%; la SEGEMAR un 48%, entre otras jurisdicciones.

Anteriormente Stefani, también docente de la Universidad de Buenos Aires, difundió un documento en el cual aseveró que la participación de la Ciencia y Técnica en la repartición de fondos disminuyó en la gestión Cambiemos. Mientras que en el período 2009-2015 se invirtió entre un 0,7% y 0,8% del gasto total presupuestado; en 2016 se redujo al 0,67% y en 2017 llegó al 0,59% con una recuperación menguada al 0,7%.

En rigor, si bien el Presupuesto 2018 tuvo un incremento del 4,6%, comparado con las estimaciones de inflación el total para Ciencia y Técnica representa una pérdida de 15,8%, pasando de 35.527.2 millones de pesos en Créditos hasta septiembre de 2017 a un monto de 35.490.4. En valor nominal, la pérdida es de 0,1%. Sin embargo, si se tiene en cuenta la crisis cambiaria que provocó la disparada del dólar (hoy) a $28,80 y la inflación reconsiderada para fines de año entre un 27 y 30 por ciento, la pérdida es aún más significativa.

Te puede interesar: Historias detrás del ajuste: Ángela investiga plantas en peligro de extinción

Reagrupación. Desde que comenzaron los recortes en Ciencia y Técnica, becarios y becarias del Conicet- junto a la comunidad científica y educativa- mantienen reuniones donde discuten la situación que atraviesa el sistema científico y la realidad social, desarrollan metodologías para visibilizar la gravedad de la cuestión y realizan propuestas al Gobierno para salvaguardar al sector y, así, a la sociedad toda.

Así surgió el Frente Federal de Científicxs de la mano de investigadores e investigadoras de distintos puntos del país, de diferentes campos, edades y tradiciones políticas. La última convocatoria del colectivo fue el jueves 28 en Universidades Nacionales de al menos cinco provincias e instituciones afines. Allí marcaron, como lo han hecho con las movilizaciones al Polo Científico en reiteradas ocasiones, la problemática que atraviesa el sistema científico.

Una de las demandas es la devolución de la cláusula gatillo de las paritarias logradas tiempo atrás. Al no tener relación de dependencia con el Conicet, quienes se encuentran en la categoría Becario/a se adecuan a la negociación salarial de la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN), cuyo último acuerdo fijó un aumento del 15 por ciento, hoy por hoy tan desactualizado como las proyecciones inflacionarias anuales de principios de año.

Luego de la jornada, el directorio de Conicet emitió un comunicado informando “que- con acuerdo de la autoridad política de la jurisdicción- se actualizará el monto del estipendio de los becarios según lo estipulado en el acta paritaria 2018 de la Administración Pública Nacional, suscripta entre el Estado empleador y los gremios” y que liquidarán “en los primeros días de julio la suma fija de $2.000.- incluida en dicha paritaria para el mes de junio”. Y agregan: “Por otro lado, y con relación al pago de las sumas resultantes de la aplicación de la cláusula de revisión correspondiente al acuerdo paritario 2017, se comunicará oportunamente el cronograma de pagos, una vez recibidos los recursos presupuestarios por parte del ministerio competente”.

Si bien la movilización surtió efectos al agitar la agenda del Gobierno de Mauricio Macri, no se avizora voluntad de nuevas actualizaciones salariales- como sucede con otros sectores- que se equiparen a la escalada inflacionaria, la cual según datos del Indec ya acumula 11,9%- hasta mayo- y que se estima que en junio oscilará entre 3,5% y 4%, un acumulado por encima del pronóstico oficial de 15%.

Propuesta. El 19 de junio se presentó el Proyecto de Ley “Recomposición de Estipendios del Becario CONICET” en la Cámara de Diputados de la Nación. La iniciativa está encabezada por el científico y ahora diputado kirchnerista Roberto Salvarezza, ex miembro del Directorio de Conicet, y acompañada por una decena de firmas. Son 9 artículos que, básicamente, pretenden equiparar los salarios de Becarios Doctorales y Posdoctorales a la actualización de los Investigadores Asistentes de Carrera en un 80 y 90 por ciento, respectivamente. Además, la iniciativa promueve la instauración del aguinaldo, los aportes jubilatorios y la cobertura en la obra social. Sencillo, igualador y coherente para cualquier mirada que no sea la de Cambiemos.

El ajuste que ha implementado Cambiemos perjudica al sistema científico local desalentando las investigaciones en territorio lo cual provoca la fuga de cerebros y la desindustrialización. La ciencia del ajuste macrista encuentra fundamentos en la autoinflingida pérdida de soberanía del conocimiento, de la economía y de la tecnología, lo que agiganta la dependencia a las entidades extranjeras y/o privadas que disputan los beneficios y derechos sociales como mercancías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *