Argentina está en el podio de las peores economías del mundo: 5º en inflación y 2º en caída del PBI

Las estimaciones provienen de un informe anual del FMI. La contracción económica es mayor a la que proyecta el Gobierno y sólo la supera Venezuela. No son los factores externos los que provocaron la crisis: es la política de Cambiemos.

Por Emiliano Frascaroli

En el ránking mundial, Argentina ocupa el quinto puesto entre los países con mayor inflación del mundo y el segundo lugar respecto a la caída en la economía. Así lo indica un documento del Fondo Monetario Internacional divulgado en su reunión anual con el Banco Mundial que tuvo lugar en la isla de Bali, en Indonesia.

Para el primer caso, que es la inflación, el staff del Fondo calcula que 2018 cerrará por encima de los 40 puntos y que en 2019 se ubicará en un 20,3%. En el informe “Perspectivas de la Economía Mundial”, los países que anteceden a la Argentina son: Venezuela (2.500.000%), Sudán del Sur (99%), Sudán (64%) e Irán (48%).

El gobierno de Mauricio Macri estipuló en el proyecto de ley de presupuesto que la inflación en diciembre será del 42 por ciento, mientras que consultoras privadas- como Ecolatina– hablan de un 45%, la tasa más alta desde 1991. A principios de año las proyecciones eran del 15 por ciento, cifra que quedó atrás tan solo en el primer semestre, por lo cual debieron corregir sus estimaciones. Según el Indec, la inflación acumulada hasta agosto se ubicó en 24,3%, cifra que sufrirá el impacto del aumento de los combustibles y los alimentos para septiembre y octubre.

La inflación aumentó en las economías emergentes y en desarrollo, en parte como consecuencia del traslado de las depreciaciones de las monedas”, sostiene el FMI. Asimismo, cabe recordar que el precio promedio del dólar estimado para 2019 por el Gobierno Nacional está por encima de los $40. Y el nuevo titular del Banco Central, Guido Sandleris, fijó una banda entre los 34 y 44 pesos por cada unidad del billete verde. Algunos economistas sostienen que dicha contención será imposible.

Con respecto al segundo ‘premio’, es decir la contracción económica, el Fondo proyecta para la Argentina una caída de 2,6% para 2018 y de 1,6% el año próximo. Las cifras arrojadas sólo son superadas por Venezuela, que padecerá un desplome récord del 18%. Completan el ránking: Dominica, Guinea Ecuatorial, Nicaragua y Sudán del Sur.

Elaboración de Infobae sobre informe del FMI para la economía argentina

En este caso también hay cortocircuitos con los números que manejan en el Palacio de Hacienda a cargo de Nicolás Dujovne: la contracción económica que estimó Cambiemos para 2018 fue de 2,4% para este año y de 0,5% para 2019.

Para situarnos en América Latina, por ejemplo, Perú y Chile son los países que mayor crecimiento obtendrán a fin de año: 4,1% para los trasandinos y 4% para los del altiplano. Le siguen México (+2,2%) y Brasil (+1,4%) con crecimientos menores, pero con signos positivos. En la misma línea se sitúan la mayoría de los 65 países catalogados en mercados emergentes y desarrollados que mide el FMI.

Elaboración de Infobae sobre informe del FMI para la economía argentina

Entre los factores que inciden en el desplome de la caída de la actividad económica argentina, según el FMI, se encuentran: la fuga de capitales y la devaluación de la moneda local; la desconfianza de los mercados por la incertidumbre acerca del pago del vencimiento de la deuda externa; la alta presión tributaria que hace que las empresas no miren con agrado la inversión en el país; y la “incertidumbre” por el escenario electoral de 2019 respecto a la figura de CFK.

Es decir, las razones “diferenciales” que señala el Fondo como causales de la caída abrupta de la economía local no se debe a factores externos o ‘exógenos’ como la devaluación de la lira turca- que tanto utilizó el oficialismo-, sino que fueron las decisiones propias del Gobierno Nacional. ¡Turquía crecerá un 3,5%!

Las proyecciones sobre la inflación y el rumbo económico que fijó Cambiemos son erráticas respecto a las que calculó el Fondo. O más bien es el FMI quien impone las reglas para que las autoridades argentinas apliquen una política que permita arrojar las mismas cifras, o parecidas. Para lograrlo, será necesario un mayor ajuste y, lo más probable, más devaluación. La discusión seguirá en el Congreso de la Nación, donde el oficialismo batalla para aprobar el presupuesto. Por el momento, nos insertamos en el mundo, pero en el podio de los países con las peores economías. 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *